La RAE estudia introducir la palabra «machirulo» en el diccionario

Soledad Puértolas. / SUSI SÁEZ (Efe)

Se ha reunido con publicistas para debatir sobre el valor del lenguaje propio en la publicidad

EUROPA PRESS

La Comisión de Neologismos de la Real Academia Española (RAE) está en proceso de estudiar la introducción de la palabra «machirulo» en el Diccionario. Según ha señalado la académica Soledad Puértolas la propuesta se llevó a cabo hace un mes y considera que «llegará a buen puerto».

«Tiene una carga irónica que creo que se adecuaba más a una actitud de igualdad entre hombres y mujeres, sustituye la idea de macho alfa que es muy poderosa. Machirulo parece una versión más irónica y familiar de la desigualdad entre el hombre y la mujer», ha precisado Puértolas en declaraciones a los medios. Así, ha expresado su «optimismo» en cuanto a su incorporación. «Yo creo que va a salir adelante como ocurre con las palabras que vienen del español si se utilizan. Yo la he escuchado mucho», ha concluido. La académica ha participado, junto al director de la RAE, Darío Villanueva, el académico José María Merino, y los publicistas Alfonso González, Félix Muñoz y Carlos Sanz de Andino en una jornada de debate en la que se ha reflexionado sobre la proliferación de extranjerismos en la publicidad y que ha tenido lugar este martes 26 de junio en Madrid.

En este contexto, y durante su ponencia en el congreso, la académica ha alabado el surgimiento de palabras nuevas «en el idioma propio» ya que, en su opinión «llevan dentro de si una fuerza excesiva que llena de placer». «Mejor en español, sí», ha añadido. De este modo ha mencionado ejemplos como «pagafantas» o «postureo» para expresar que son palabras que «entran en la lengua española envueltas en un aire festivo» haciendo que el lenguaje «se preste al disfrute». En este contexto, ha indicado que las palabras que provienen del inglés resultan «opacas y carecen de olor y color». En cualquier caso, también ha admitido que «estas nuevas palabras» tienen en su mayoría su origen en el universo de la informática, y, por ello, ha recalcado «que sería absurdo negar las continuas novedades que se producen en el mundo».

«Los hallazgos de la lengua propia nos proporcionan una satisfacción especial y tocan una fibra que las palabras exportadas no propician», ha expresado para mencionar el vocablo «aprovechategui» -utilizada en una intervención del ex Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy- una palabra que, según ha informado, «hunde sus raíces en la lengua vasca y a su parecer »debería volver a figurar en el Diccionario«.

Una batalla

En esta línea, y en relación con la constante utilización de palabras anglosajonas en la publicidad española, Puértolas ha explicado que en la actualidad «prima lo visual por encima de la palabra» y se trata, a su juicio, de una batalla «contra la sociedad». «Las palabras están cargadísimas, pero esta sociedad no propicia eso», lamentado.

Esta idea ha sido secundada por Merino quien ha mostrado su «aprobación» a que en la publicidad exista cierta «licencia poética» pero ha catalogado como «absurdo» que se utilicen palabras de otra lengua si el español «ya tiene un léxico para decir lo mismo».

«En la publicidad es más fácil decir palabras en inglés, tanto con el corazón como con la cabeza. Y a veces una buena frase publicitaria en español tiene una carga poética que requiere esfuerzo y sabiduría», ha expresado para añadir que el lema «ya es primavera en el Corte Inglés» caló más que «Summertime».

Por su parte, el publicista González ha recalcado que en la actualidad «las palabras tienen un valor económico íncreible» con plataformas como Facebook o Google que, según ha informado, se sostiene de «vender vocablos» y que por ello «es imprescindible que los profesionales de la publicidad sepan manejar la lengua y la cuiden».

Libertad creativa

En este sentido, Sanz de Andino ha señalado que los publicistas tienen «cierta responsabilidad con la evolución del idioma» pero buscan también «tener una cierta libertad creativa para conocer las normas y ser capaces de saltárselas».

Para Muñoz, las agencias de publicidad españolas compiten con el inglés y, por ello, es necesario preservar y cuidar «un patrimonio lingüístico tan rico como el español» que se puede ir degradando «hasta perderse». «La responsabilidad está en el uso externo que le damos al lenguaje. Controlamos los medio y somos referencia. Podemos mutar y poner en el mercado palabra influenciar en la utilización del mismo», ha declarado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos