«La figura de Cosme García no es demasiado conocida ni en su tierra natal»

Marcelino Izquierdo. :: s.t./
Marcelino Izquierdo. :: s.t.

D. M. A.LOGROÑO.

A pesar de esta muestra de homenaje y de honores como el bautizo con su nombre de submarinos de la Armada y de un instituto de Logroño, Cosme García continúa siendo «un genio casi olvidado». El periodista y comisario de la exposición de la Casa de las Ciencias del Ayuntamiento de Logroño así lo cree: «Fue el primer español que patentó un sumergible y el primero que navegó bajo las aguas del mar, antes que Monturiol y Peral. De hecho, murió en la miseria y fueron sus hijos los que tuvieron que reivindicar su legado 40 años después».

De alguna manera, esta muestra intenta reparar su memoria, por eso Izquierdo Vozmediano subraya que «la Casa de las Ciencias de Logroño lleva casi veinte años realizando una gran labor y también lo ha demostrado produciendo esta exposición. Tanto la directora, Dolores Fernández, como su equipo han trabajado con pasión, dedicación absoluta y gran profesionalidad». El submarino fue el mayor invento de Cosme García pero «se arruinó con él», explica Izquierdo, intentando que 'flotase' económicamente.

«'García el Riojano' obtuvo pingües beneficios con el fechador de timbres, cuya patente compró Correos, y ese capital lo invirtió en el aparato buzo. Pero las autoridades del momento, mal endémico en España, no apostaron por un arma que navegaba sin ser vista y que en pleno siglo XXI sigue siendo clave desde el punto de vista militar», expone Izquierdo. Es, precisamente, ese sellador, el otro invento relevante de Cosme porque, considera Izquierdo, supuso «un antes y un después en la Dirección General de Correos y estuvo en vigor varias décadas».

No obstante, «lo importante de Cosme García es que, sin formación alguna, pues apenas sabía leer y escribir, tenía un ingenio fuera de lo común. Era un adelantado a su tiempo», defiende Izquierdo. Un submarino, un sellador, una máquina de escribir, un fusil... son aparatos aparentemente muy distintos pero «todo es mecánica, aunque distinta en su finalidad», explica Izquierdo, quien describe al inventor como «un 'manitas', el típico que te arregla todo».

Hay una biografía escrita por el historiador Agustín Rodríguez que el IER va a reeditar próximamente y también se tiene constancia de que coleccionistas vende su fusil por 2.000 dólares y, a pesar de ello, «la figura de Cosme no es demasiado conocida ni en su tierra natal», declara Izquierdo. Precisamente para ahondar en su figura el 9 de octubre arrancará un ciclo de conferencias en la Casa de las Ciencias, organizado junto al IER, que abrirá el propio Marcelino Izquierdo con 'La vida privada de Cosme García'.