Paralizado el desahucio de la vecina de Anguciana

La mujer ha salido de su casa una vez que se ha marchado la Guardia Civil / Sonia Tercero

'Reme' sigue por el momento en la casa que ha habitado durante más de medio siglo, pero su hijastro continúa batallando por la vía judicial

Óscar San Juan
ÓSCAR SAN JUAN

El intento de desahucio de una mujer de 77 años, que ya los vecinos consiguieron paralizar el pasado día 22 de febrero, vivió ayer un nuevo capítulo. La calle Sotillo de Anguciana volvió a llenarse de público ante la llegada de la Guardia Civil, cuyo objetivo era llevar a cabo la orden de desahucio de María Remedios Gómez Sáez de la casa en la que ha vivido durante más de medio siglo.

Finalmente la mujer tampoco fue desalojada ayer de la casa, según confirmó la abogada a la familia tras hablar con el Juzgado de Paz de San Asensio y de varias horas de incertidumbre que comenzaron cuando los agentes abandonaron el lugar pero la familia no sabía si iban a volver o no.

Hay que recordar que el origen del conflicto se encuentra cuando el hijastro de 'Reme', Carlos Ballugera, debido a una mala situación económica se hizo cargo de la vivienda y pasó a ser el benefactor de la misma, eliminó la deuda y comunicó a la familia que no se preocupara. Días después de la muerte del padre les exigió «lo que era suyo». La semana pasada tuvo lugar un hecho que ha indignado todavía más a la familia. Carlos Ballugera, propietario de la vivienda e impulsor del levantamiento, ha sido nombrado presidente del Consejo de Consumidores y Usuarios por el Ministerio de Sanidad. La familia del nuevo responsable del máximo órgano de consulta y representación de los consumidores y usuarios a nivel nacional «no daba crédito» y calificaba la designación de Carlos Ballugera de «acto de hipocresía».

Ayer comenzaba el día con el tercer intento de desahucio por parte de Carlos Ballugera. Una moratoria de Servicios Sociales tras encontrar los hijos de Remedios una casa alquilada para ésta y la intervención vecinal han impedido por el momento un desahucio que parece no tener final y mantiene en vilo a toda la familia Ballugera.

En la casa de 'Reme' se personaban ayer el abogado del afectado con un vocal, un procurador y la Guardia Civil, que preguntaron por ella, ante lo que los presentes contestaron que no estaba en el lugar. El debate fue el protagonista y se formaron corrillos entre las diferentes autoridades y afectados sobre qué debía y podía hacerse. Los vecinos gritaban a la Guardia Civil que era algo «que no tiene que ser así. Y en tu corazón lo sabes», mientras que los agentes defendían que «es la ley». Posteriormente, la Guardia Civil abandonaba el lugar, y horas después se confirmaba a la familia por parte de su abogada que se paralizaba el levantamiento.

Las hijas de 'Reme', Laura y Ana Rosa Ballugera, declararon a los medios que han ofrecido a su hermano, a través de una mediadora, poder hablar sobre el problema. «Le hemos pedido paralizar el proceso y hablar, solo hablar, pero se ha negado. Él asegura que no entiende por qué tanto apego a una vivienda». Además, añadieron que «es nuestra vida, es nuestra madre, es la voluntad de nuestro padre y no vamos a parar de luchar».

También señalaron que Carlos, por medio de la mediadora, les propuso un nuevo acuerdo: «Entregad las llaves de mi casa sin hacer más ruido, pedid perdón por todo el daño que me habéis hecho, y negociaremos», relataba Ana Rosa. Un trato que, cuando compartió con el resto de sus hermanos, fue rechazado inmediatamente alegando la familia que «no nos fiamos de él», en alusión a la palabra que según la familia Carlos no ha mantenido una vez que éste se hizo cargo de las deudas. «Ahí está el origen de todo», señalaba Ana Rosa.

Ahora toca esperar una nueva fecha para ejecutar el desahucio, o «un milagro» en forma de que Carlos Ballugera opte por cambiar de idea y permita cumplir el deseo de la familia de 'Reme', que como explicaba su hija Ana Rosa a este medio tras el conocimiento del nuevo cargo de su hermano defendiendo de los derechos de los consumidores, es «que mi madre pueda morir en su casa».

Más información

Sonia Tercero

Sonia Tercero