La lluvia no frena el fervor de los picaos

Sonia Tercero

Los disciplinantes han cumplido con el rito dentro de una abarrotada iglesia de Santa María la Mayor

LA RIOJA

Como en la mayoría de las procesiones que se celebraron este jueves en España, las condiciones meteorológicas tuvieron en vilo a la cofradía de la Santa Vera Cruz de San Vicente de la Sonsierra, y a todos los asistentes de la población sonserrana, de la región y del territorio nacional e internacional que se congregaron en las calles de la localidad riojalteña por las que debía transcurrir la procesión de la Santa Cena. Todos querían ver a los 'picaos', nadie quería que la lluvia privara a San Vicente de celebrar un rito que ha perdurado en el tiempo generación tras generación.

El nerviosismo, propio del penitente ante el esfuerzo físico y mental que estaba a punto de realizar, se intensificaba por la amenaza constante de la lluvia. Al final, y desgraciadamente, la lluvia no cesó, y la procesión, al igual que la disciplina, tuvo que realizarse en el interior de la iglesia de Santa María la Mayor.

Las calles de San Vicente, por donde debía pasar la procesión, se engalanaron para la ocasión. Banderas y estandartes decoraban los balcones y fachada de las casas. Pocos minutos antes de la hora señalada, aún había gente en los laterales de las calles esperando el paso de los penitentes. Pero la decisión, basada en los factores climatológicos, ya se había tomado. «Un año esperado para no poder verlo. Qué pena», señalaba una de las personas que se encontraban en los alrededores del templo.

El interior de la iglesia se convirtió en lugar de expiación para los 'picaos', mientras que los asistentes, formaban un pasillo humano por el que los disciplinantes, acompañados de sus guías y protectores, entraban para comenzar su disciplina, o salían para curar sus heridas.

Este viernes, procesión por las calles de San Vicente si el tiempo lo permite

Durante este viernes, y si el tiempo lo permite, se celebra la procesión del Vía Crucis. A partir de las 11.30 horas, los disciplinantes recorrerán las calles de San Vicente de la Sonsierra para dirigirse hacia el Calvario. Por la tarde, en la procesión del Santo Entierro, que comenzará a las 20.15 horas, los penitentes, con la ayuda de la madeja, volverán a disciplinarse recorriendo las calles sonserranas. En caso de que la lluvia aparezca, los ritos se desarrollarán en el interior de la iglesia de Santa María la Mayor.

«Es una verdadera lástima que no se haya podido hacer la procesión», apuntaban desde la cofradía. Y explicaban que «para los disciplinantes las condiciones cambian mucho, porque ellos necesitan aire y en el interior de la Iglesia no disponen de tanto oxígeno». La cofradía de la Santa Veracruz, por otra parte, quiso «agradecer a la gente que se ha desplazado hasta San Vicente, y que han mostrado tanto civismo».

«El rito se ha celebrado y tenemos que estar contentos por seguir manteniendo esta tradición. El tiempo es algo que no podemos controlar. Desde el 2012 no se suspendía una procesión a causa de la lluvia», destacaban desde la cofradía.

A las 23.30 horas, la iglesia de Santa María la Mayor acogió la Hora Santa, que de nuevo volvió a congregar a numerosos vecinos y visitantes, en una nueva penitencia por parte de los 'picaos'.

Sonia Tercero