Ramón Bilbao amplía sus instalaciones con una veintena de edificios

Rivado y García visitaron las instalaciones de la bodega. :: /
Rivado y García visitaron las instalaciones de la bodega. ::

La bodega pasará de 4.500 metros cuadrados a 21.000, con una mayor presencia del viñedo

CRISTINA VALDERRAMAHaro

Hace unos meses que las grúas advierten de que en Bodegas Ramón Bilbao están de obras. La firma, que se encuentra en el polígono Agroalimentario, está haciendo una fuerte inversión para ampliar sus actuales instalaciones. La bodega está creciendo y pasará de los 4.500 metros cuadrados a superar los 21.000 metros repartidos en una veintena de edificios.

La firma comenzó su andadura hace casi cien años. En 1924 nacía en la calle de las Cuevas y en este lugar estuvo hasta que en los años setenta pasó a las instalaciones actuales de la avenida de Santo Domingo de la Calzada. Desde la gerencia, regentada por Rodolfo Bastida, han apostado ahora por una reforma que permita la expansión de la bodega y la haga también mucho más atractiva al visitante.

«Acercar el viñedo a la bodega» es uno de los propósitos. El proyecto plantea la plantación de la vegetación típica de la bodega en el tejado de una de las naves. Al mismo tiempo, la entrada a la edificio central de la bodega se transformará en un viñedo para que el visitante se pueda trasladar al campo en sólo una mirada.

Las obras de ampliación se están ejecutando en varias fases y se espera que para el próximo año se puedan completar todas ellas. Ramón Bilbao apuesta así por renovar su aspecto y ofrecer algo más dentro del enoturismo. El objetivo es posicionarse también dentro de las bodegas que apuestan por la innovación arquitectónica.

Según las cifras aportadas por la propia bodega, alrededor de 11.000 visitantes pasan por la bodega jarrera cada año para disfrutar de sus vinos y recorrer sus instalaciones. También la alcaldesa de Haro, Laura Rivado, y el concejal Leopoldo García visitaron Ramón Bilbao hace unos días para conocer cómo avanzan las obras.