San Cristóbal tiene quien le riegue

Óscar y Amaya posan junto a una terraza del cerro de San Cristóbal de San Román. /Jonathan Herreros
Óscar y Amaya posan junto a una terraza del cerro de San Cristóbal de San Román. / Jonathan Herreros

El proyecto 'Sedimenta' busca financiación para recuperar las terrazas de cultivo | Siempreviva recurrió al micromecenazgo para reunir los 8.660 euros que precisa para regenerar el suelo y aún le quedan mil euros para lograr el mínimo

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Apenas mil euros le quedan al proyecto de micromecenazgo 'Sedimenta', que pretende recuperar el cerro de San Cristóbal de San Román de Cameros, regenerar su suelo y hacer frente al cambio climático y la despoblación. Lo capitanean una pareja formada por Amaya Menchaca, bióloga ambiental, y Óscar Santolaya, ingeniero agrícola, socios fundadores de la asociación Permacultura Siempreviva. Las aportaciones económicas se pueden realizar a través de la plataforma Goteo.org hasta el viernes 24 de mayo.

En el cerro donde ahora sólo existen unas áridas terrazas, en el siglo XIX había un bosque. Después se plantaron huertos de 'autosuficiencia familiar' que se fueron abandonando, en parte por la despoblación. El proyecto 'Sedimenta' pretende recuperar la vida en esa ladera. «Queremos crear un bosque, una dehesa, algo mixto para poder cultivar cereal y hortalizas. La pretensión es regenerar el suelo», explica Amaya Menchaca, preocupada por que «el 85% del suelo de nuestro país corre riesgo de ser desértico».

Otro objetivo de su proyecto es «cambiar la mirada con respecto a la producción de alimentos, queremos crear un ecosistema resiliente, cuanto mayor diversidad, mayor riqueza», expone Amaya. Para ello piensan en reintroducir el pastoreo regenerativo. De momento ya han perimetrado el terreno con 'pastores eléctricos' y ahora buscan la financiación popular para poder instalar un sistema de riego. «Si este año podemos tener ya la infraestructura hidráulica, en cuatro o cinco años podríamos plantar leguminosas y gramíneas, que son regeneradoras del suelo, aunque hasta dentro de veinte años no finalizaría el proyecto con el bosque», señala Amaya. Centeno, patata y garbanzos esperan el momento de ser plantados.

«Si este año tenemos la infraestructura hidráulica, en cinco años podríamos plantar», explica Amaya

'Sedimenta' también lleva implícita la restauración paisajística. Desde Siempreviva consideran que esta es «una apuesta muy necesaria para la regeneración del territorio» y, además, pretenden que sea «replicable en muchos otros lugares». Al cierre de esta edición la suma total de la cofinanciación superaba los 7.670 euros, por lo que faltan menos de mil euros para el mínimo, 8.660 euros, gracias al centenar de mecenas que ya han aportado una cantidad mínima de 10 euros. Eso sí, la cantidad ideal para poder sacar adelante el proyecto son 18.860 euros.

«Es un suelo fértil que pretendemos regenerar con la técnica 'línea clave', balsas para recoger el agua de lluvia, infiltración...», detalla Amaya. La zona, a 850 metros de altitud, es más propia para la ganadería, pero históricamente las terrazas fueron de cultivo. «También será un espacio de aprendizaje», apunta Amaya.