La Rioja

La donación de Amancio Ortega llega a La Rioja: un mamógrafo y dos aceleradores

video

Firma del convenio en el Palacio de Gobierno. / L.R.

  • El fundador de Zara concreta su donación a la sanidad riojana, por un valor total de 4,8 millones de euros

La Rioja lo esperaba con ilusión, un generoso gesto permitirá la adquisición de la tecnología más avanzada para luchar contra el cáncer de mama. El sistema público de salud renovará un mamógrafo digital y dos aceleradores lineales de última generación gracias a los 4,8 millones de euros donados por la Fundación Amancio Ortega.

El presidente del Gobierno riojano, José Ignacio Ceniceros, y el vicepresidente de la Fundación Amancio Ortega, José Arnau, han suscrito este martes un protocolo que permitirá la compra de equipos de última generación para el diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Al acto han asistido también la consejera de Salud, María Martín, el gerente de Fundación Rioja Salud, Javier Aparicio, además de representantes de los profesionales sanitarios, responsables de los servicios de Oncología Radioterápica y Medicina Nuclear y miembros de las asociaciones de pacientes oncológicos, según informa la agencia EFE.

En una rueda de prensa posterior, Ceniceros ha agradecido esta "extraordinaria" donación, que se incluye en una suma total de 320 millones de euros realizada por esta institución para toda España.

Ha precisado que, además de la implicación de las instituciones, es "imprescindible" contar con la responsabilidad social de las empresas, lo que ha definido como "corresponsabilidad".

El nuevo mamógrafo digital se instalará en el hospital de Calahorra para dar servicio a la Rioja Baja y los dos aceleradores lineales sustituirán a los que actualmente prestan servicio en el Área de Oncología Radioterápica, de la Fundación Rioja Salud.

Los nuevos aparatos permitirán realizar un diagnóstico más preciso, proporcionando a los pacientes tratamientos más eficaces, menos agresivos y de menor duración.

En concreto, con los dos nuevos aceleradores lineales podrán realizarse tratamientos localizados de cirugía o radioterapia, que serán menos agresivos para el paciente.

Por su parte, el nuevo mamógrafo, incorpora alta tecnología que permite diagnosticar lesiones muy pequeñas y sutiles, que a veces quedan ocultas en la mamografía digital ordinaria.

Ceniceros ha resaltado que esta "generosa" aportación redunda en el desarrollo del área asistencial de la estrategia de innovación "Objetivo 2022", que actualmente desarrolla la Fundación Rioja Salud.

Por su parte, Arnau ha incidido en que los nuevos equipos podrán a disposición de los pacientes riojanos la tecnología disponible "más avanzada" para combatir el cáncer.

Resultados prácticos

Ha recordado que uno de los objetivos de la Fundación Amancio Ortega es impulsar proyectos que sean capaces de generar resultados prácticos a corto plazo y con un impacto de futuro real.

Para ello, se eligen áreas de interés social y que estas iniciativas beneficien al mayor número posible de ciudadanos, ha precisado, por lo que la contribución a la renovación tecnológica en el área oncológica concuerda con los fines de esta entidad.

Ha recalcado que a la renovación de estos equipos se suma la colaboración de los profesionales sanitarios del sistema público de salud.

Cada año fallecen en La Rioja unas 900 personas por cáncer, lo que representa la segunda causa de muerte tras las enfermedades circulatorias (infartos e ictus, principalmente).

Anualmente, se diagnostican en esta comunidad unos 1.500 casos de cáncer y los más frecuentes son el de próstata (21 %); colorrectal (17 %) y de pulmón (13 %) en hombres; y mama (29 %), colorrectal (14 %) y estómago (6 %) en mujeres.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate