La Rioja

Dos candidatos, dos destinos

Ceniceros y Gamarra, este viernes en la apertura de La Rioja Tierra Abierta en Arnedo.
Ceniceros y Gamarra, este viernes en la apertura de La Rioja Tierra Abierta en Arnedo. / Justo Rodriguez
  • José Ignacio Ceniceros y Cuca Gamarra se juegan este sábado el liderazgo del Partido Popular en La Rioja en un duelo que pone fin a la larga etapa en la presidencia de Pedro Sanz

Como personajes anclados a un destino inevitable, los personajes de esta función que vive el PP riojano desde hace un par de años dirigen este sábado sus pasos hacia el escenario de Riojafórum. Protagonistas de un drama al estilo de Shakespeare, porque lo tiene todo: rivalidades sin fin, belicosidad virulenta, traiciones, desengaños.

El pasado que regresa amenazante, el futuro incierto que se dibuja gane quien gane. Actores principales que no se salen del guión y secundarios que reclaman sus minutos de gloria, responsables algunos de ellos de haber dirigido a sus líderes tal vez más lejos de donde ellos mismos querían. Apartados de su zona de confort, José Ignacio Ceniceros, el dirigente veterano que por primera vez encabeza una lista, se opone a Cuca Gamarra, joven valor que salta también por primera vez a una escena que domina menos que su ecosistema predilecto, el logroñés. Su porvenir, en manos de 2.597 militantes inscritos para decidir cuál de los dos candidatos prefiere para relevar a Pedro Sanz.

José Ignacio Ceniceros se reconocía este vienres "satisfecho" con el desarrollo de la campaña. Esa sensación dominante triunfaba en su ánimo unas horas antes de someterse al gran test de su trayectoria como político, larga pero siempre en un segundo plano hasta que se convirtió en presidente del Gobierno. Las horas previas al congreso del PP le llevaron hasta Santo Domingo, pero tuvo tiempo de confesar a este diario una visión optimista sobre sus posibilidades de imponerse a Cuca Gamarra. "Hemos tratado de estar con todo el mundo, visitando las sedes del partido para estar con los afiliados", señalaba. Afiliados a quienes definía con una palabra que ha empleado más veces durante la campaña: "valientes". "No tienen miedo ni a las llamadas ni a las amenazas", advertía.

Ceniceros, que recordaba que había dado el paso de presentarse a liderar el partido “empujado por mucha gente", reiteraba que el motivo principal que cimentaba su pretensión nacía de esa opinión tantas veces expresada: la idoneidad de compaginar la Presidencia de La Rioja con el liderazgo del PP. "Lo conveniente es alinear el partido con el Gobierno", señalaba. Y proseguía: "Yo tengo una gran responsabilidad", proseguía, "que es gobernar La Rioja hasta el 2019". Aunque se mostraba convencido de su triunfo, admitía Ceniceros que estaba preparado para administrar otro resultado: "Si los afiliados me dicen que ahí no tengo que estar, habrá que aceptarlo. Y si gano, seré generoso". Y precisaba: "Quienes tienen la palabra son los militantes”.

Cuca Gamarra también atendió a este diario este viernes a última hora, cuando daba los últimos pasos de una campaña que definía con una palabra: ilusión. La ilusión que, reconocía, dominaba su candidatura cuando la presentó y que, a su juicio, es la misma que ha encontrado durante sus encuentros con la militancia “en todos los rincones de La Rioja”. Esos militantes a quienes animaba a pensar que la cita de Riojafórum como “un congreso para que ganen el futuro”. Futuro es una de las palabras clave que presiden el mensaje de la alcaldes de Logroño para postularse como presidenta del PP; otras son también conocidas y este viernes las reiteraba: transparencia y participación. Su idea de partido pasaba por animar a los afiliados a que se sumen a un proyecto de PP que defendía firmemente: “He dado este paso porque quiero un partido donde todo quien quiera pueda participar, un partido que llegue a todo el mundo”.

Gamarra apuntalaba su discurso sobre la convicción de que los reunidos en Riojafórum deben, a su juicio, procurar que «el resultado principal que debemos buscar es que gane el PP». «Y va a ganar el PP», sentenciaba Gamarra, que se proclamaba satisfecha con el desarrollo de la campaña, ponía el acento sobre la conexión alcanzada con la militancia y expresaba su pretensión de que el congreso sirva para que prevalezca esta pretensión fundamental: «Las personas somos importantes, pero no tanto como el partido».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate