La Rioja

El Bakkali, en su trabajo. :: m.h.
El Bakkali, en su trabajo. :: m.h.

«Es incomprensible que habiendo universidad no se realicen estas pruebas»

  • Mohamed El Bakkali Marroquí

Mohamed lleva más de diez años viviendo legalmente en España y nueve años trabajando y cotizando en nuestro país. Ahora ha tomado la decisión de conseguir la nacionalidad española, pero las cosas no son tan fáciles como parecen. Además de estar obligado a acreditar que lleva esta última década residiendo en España ha tenido que bajar a su Marruecos natal a buscar un certificado de antecedentes penales y su partida de nacimiento. Asimismo, ahora tendrá que pasar tanto el DELE como el CCSE, las dos pruebas necesarias para concluir con el trámite.

-¿Cuándo cree que podrá hacer estos exámenes?

-Pues realmente no lo sé porque para el DELE (idioma) del próximo mes de diciembre ya tengo plaza en Pamplona, pero para el test de conocimiento constitucional y sociocultural sólo quedaban plazas en Melilla y Málaga y no puedo permitirme un desplazamiento tan largo.

-¿Qué pensó cuando supo que este tipo de exámenes no podían hacerse en La Rioja?

-Es incomprensible que teniendo universidad no tengamos la posibilidad de hacer estos exámenes en La Rioja y haya que salir fuera . Comentan que no hay demanda, pero entiendo que más de mil personas al año sí son un volumen más que suficiente como para pensarse hacer aquí las pruebas. Ellos no tienen constancia porque unos a otros nos decimos que hay que hacerlos en Pamplona o en Madrid o en Zaragoza, de manera que entonces nadie va a preguntar a la universidad. Yo no lo hago por mí, ya que este curso no será posible me quiero sacar la nacionalidad ya; lo hago por los que vengan detrás.

- Tener que desplazarse supone que incremente el gasto de estas pruebas.

-Así es. Y también tener que pedir al menos un día libre en el trabajo, ya que los exámenes son los últimos jueves de mes a eso de las ocho de la tarde y te tienes que ocupar casi medio día si vas a ir a otra ciudad. En el caso de la gente mayor que no conduce, encima se ven obligados a coger autobús o tren. Sin olvidar el coste de la pruebas, que son caras.