La Rioja
María Luisa junto a su perro Kuki en la clínica veterinaria.
María Luisa junto a su perro Kuki en la clínica veterinaria. / L.R.

«Kuki ha sido más que un hijo»

  • Fallece el perro pateado por un vecino, el pasado 26 de julio, en Fuenmayor

  • La agresión, que dejó grave al can, tuvo lugar tras una discusión con su dueña, de 82 años, que denunció al atacante y ahora se espera el resultado de la autopsia

Como la crónica de una muerte anunciada, en la madrugada del domingo 10 falleció Kuki, el perro Yorkshire pateado por un vecino de Fuenmayor. El can estaba ingresado por segunda vez en el hospital veterinario 'Albeitar', tras los tristes hechos acontecidos el día 26 de julio, y por los que se le diagnosticó un traumatismo craneoencefálico. Entonces, ya quedó ingresado durante otros cuatro días.

Ese fatídico 26, un hombre de 45 años, fue denunciado ante la Guardia Civil por agredir brutalmente al perro. El agresor, C.R.M, según consta en la denuncia, tuvo una discusión previa con la dueña del animal, María Luisa García, una mujer octogenaria. El vecino recriminó a la anciana que diera de comer a gatos callejeros que, según él, luego manchaban la calle con sus excrementos. Finalmente, el hombre acabó propinando varias patadas a la mascota de la mujer. Atónita, la anciana empezó a llorar desconsolada al tiempo que gritaba: «¡Me lo has matado, me lo has matado...!». Varios vecinos acudieron en su ayuda, y tuvo que ser llevada al centro de salud con un ataque de ansiedad.

Una afectada María Luisa pide justicia: «No hay derecho a que se metiera con un perrito. Estoy deshecha, todo el día llorando. Kuki ha sido más que un hijo estos últimos años, me hacía compañía, era mi alegría e iba conmigo a todas partes».

Además, relata la anciana que la agresión se produjo «sin provocación por parte del animal», y que pese a que el agresor «fue al día siguiente a la clínica a pedir disculpas, e intentó pagar la factura de los cuidados de Kuki», cree que los hechos no fueron precisamente un accidente. «Me esperó a que saliera de casa y llevara a Kuki de paseo, ahora dice que estaba oscuro y se pensaba que era uno de los gatos, como si eso fuese justificación», explicaba María Jesús.

La autopsia, y la sentencia del Juzgado de Instrucción número 2 de Logroño, arrojarán luz al caso, pero para la dueña de la mascota está claro que el ataque fue la causa de la muerte de Kuki: «Lo destrozó, y ya en casa estaba casi siempre tumbadito, y si se levantaba se le iba la cabeza y cojeaba. Había perdido la alegría», se lamentaba.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate