La Rioja

Más seguridad fronteriza y acuerdos con los países de salida de inmigrantes

Foto de familia de los participantes en la cumbre.
Foto de familia de los participantes en la cumbre. / Efe
  • "Queremos luchar contra la ilegalidad y reforzar la legalidad", ha dicho Merkel al término de la cumbre en la que once países han analizado la crisis migratoria en Europa

Los líderes de once países reunidos en Viena para analizar la crisis migratoria en Europa hicieron este sábado un llamamiento a reforzar la seguridad de las fronteras exteriores de la Unión Europea (UE) y a buscar nuevos acuerdos con países de salida de refugiados o inmigrantes, sobre todo con Egipto.

Tras varias horas de deliberaciones, la canciller federal alemana, Angela Merkel, ha señalado ante la prensa que el objetivo debe ser "frenar la migración ilegal en la medida de lo posible". Para ello, la agencia europea de fronteras (Frontex) deberá ampliar sus responsabilidades y capacidades, ha dicho. Merkel agregó que se deben agilizar las repatriaciones de personas que no tienen perspectiva de asilo, mediante acuerdos con países como Pakistán, Afganistán y Estados del norte de África.

"Queremos luchar contra la ilegalidad y reforzar la legalidad", concluyó la canciller alemana, quien se reunió hoy con los líderes de otros diez países, entre ellos Grecia, Hungría o Austria. Por su parte, el anfitrión de la cumbre, el canciller austríaco, Christian Kern, destacó la "gran unidad" de los líderes reunidos en cuanto la necesidad de buscar nuevos acuerdos con países de salida o tránsito de inmigrantes.

Para ello, la UE debe seguir el modelo del acuerdo alcanzado este año con Turquía, que prevé la devolución de refugiados de Grecia a ese país a cambio de recibir legalmente otros inmigrantes en Europa. Kern mencionó países africanos como Mali, Níger y sobre todo Egipto, desde donde están saliendo a diario barcazas con inmigrantes que tratan de atravesar el Mediterráneo para llegar a Italia.

El canciller austríaco destacó que, pese al cierre en febrero de la llamada "ruta de los Balcanes", han alcanzaron desde entonces otras 50.000 personas Alemania y unas 18.000 Austria. "Es un número que demuestra que está funcionado (el cierre de la ruta) pero no a un nivel que permita decir que el problema está resuelto", advirtió Kern.

El año pasado llegaron a Europa central, sobre todo Alemania y Austria, cientos de miles de refugiados a través de la ruta balcánica, que fue clausurada a partir de mediados de febrero. Desde entonces, las llegadas de inmigrantes se han reducido sustancialmente y se producen con la ayuda de traficantes de personas a través de los Balcanes o bien los inmigrantes intentan atravesar el Mediterráneo en barcos, partiendo del norte de África.