La Rioja

La madre de uno de los kamikazes del 11-S cree que está encarcelado en Guantánamo

Mohammed Atta, uno de los kamikazes del 11-S.
Mohammed Atta, uno de los kamikazes del 11-S. / AP
  • Asegura que Mohammed Atta, uno de los organizadores de los ataques, fue víctima de un complot de Estados Unidos y que "no ha hecho nada malo"

La madre de Mohammed Atta, uno de los kamikazes que secuestraron los aviones que se estrellaron contra las torres gemelas de Nueva York, dice creer que su hijo está vivo en la prisión de Guantánamo en una entrevista este domingo en 'El Mundo'.

más información

Bozaina Mohamed Mustafa Sheraqi afirma que Atta -ampliamente conocido como uno de los organizadores de los ataques del 11 de septiembre de 2001- fue víctima de un complot elaborado por Estados Unidos, y que no ha hecho nada malo.

"Está vivo y éste es el mensaje que le envío a mi hijo. Creo que está en Guantánamo. Hijo, quiero verte antes de morir. Ya tengo 74 anos y vivo con la esperanza de que has sobrevivido. Se que nunca hiciste nada malo y que jamás podrías hacer eso que van diciendo por ahí. Estoy esperando tu regreso. Ellos (Estados Unidos) están ocultando la verdad", asegura desde El Cairo, donde vive con sus dos hijas.

Estados Unidos "diseñó ese ataque para propagar la proclama de que el islam es terrorismo. Eligieron a personas con pasaportes árabes para arrojarles la responsabilidad y acusar, de paso, a nuestros países y dividirnos", agrega.

Llamada después de los ataques

Esta es la primera entrevista dada por Bozaina desde el 11 de septiembre de 2001. La familia de Atta ha asegurado varias veces que su hijo nada tuvo que ver con esos ataques y que estaba vivo.

Después de que Mohammed Atta fuera reconocido como uno de los 19 secuestradores aéreos del 11 de septiembre, su fallecido padre -también llamado Mohammed Atta, y que murió en 2008- negó rotundamente este hecho e incluso afirmó que su hijo lo había llamado por teléfono desde un lugar no divulgado, un día después de los ataques.

Sin embargo tras los atentados de Londres en 2005, el padre de Atta pareció aceptar la pérdida de su hijo. Cuando la CNN le pidió una entrevista, él pidió a cambio 5.000 dólares y la entrevista nunca se realizó.