La Rioja

«Mucha gente viene a hacerse una joya con las cenizas»

  • Javier Lorente, Joyero

Con el objetivo de mantener cuanto más cerca posible al ser querido, muchos son los que desde hace años transforman las cenizas de estos en joyas, algo que tampoco parece gustarle a la Iglesia según el documento que salió a la luz el pasado martes. Javier Lorente, de la joyería River de Calahorra, explica que no se trata de una moda ya que ya llevan varios años convirtiendo las cenizas de los seres queridos en un recuerdo que pueda pasar de generación en generación.

¿Son muchas las personas que recurren a este tipo de joyas?

Hay mucha gente que viene a hacerse una joya con las cenizas. En un principio se hacían de manera estándar. Era una especie de tubito que se ponía como colgante con las cenizas, pero ahora ya empezamos a hacer otras cosas diferentes. La idea es que no se note que llevas ahí las cenizas, que sólo tú lo sepas. Entonces cogemos un motivo del gusto del fallecido (un perro, o una flor, o un barco, y dentro, selladas, metemos las cenizas).

Anillos, pulseras, colgantes...

Normalmente son colgantes pero puede hacerse lo mismo en pulseras o en solitarios...

¿Qué motivos alegan las personas para realizar este tipo de joyas?

Lo habitual es que quieran tener un recuerdo del fallecido. Es como si así lo tuviesen más cerca.

¿Hay otras novedades en este tipo de joyería?

Nosotros hemos empezado a hacer algo muy novedoso. Tenemos unas joyas en las que podemos poner, grabadas en oro, las huellas dactilares de la persona querida.