La Rioja

«Era muy buena persona y no me creo lo que dicen de él»

  • Mohammed Mobssit, presidente de varias asociaciones magrebíes de Calahorra, asegura estar "muy sorprendido" por la dentención de A.B.

Mohammed Mobssit, presidente de varias asociaciones magrebíes de Calahorra, se siente "muy sorprendido" por la detención de A.B., acusado de varios delitos de terrorismo relacionados con Dáesh, ya que es "serio, tranquilo y buen chico" y "nada hacía pensar que fuera radical".

Mobssit es una de las personas que ha seguido en la calle Sol de la ciudad riojana de Calahorra la operación de la Guardia Civil donde ha sido detenido A.B., de 30 años y de nacional marroquí, bajo la acusación de varios delitos de terrorismo relacionados con la organización yihadista Dáesh.

Mobssit, en declaraciones a los periodistas, ha explicado que preside cuatro organizaciones relacionadas con los inmigrantes magrebíes, entre ellas una contra el radicalismo, con el objetivo de "difundir que la imagen real de los musulmanes no tiene nada que ver con el terrorismo", ha subrayado.

En declaraciones a la Agencia Efe, Ha añadido que conocía al detenido desde que regresó a Calahorra hace unos meses y es "una persona seria, tranquila y que se expresa con mucho respeto" y le ha definido como "buen chico porque era amable y ayudaba a la gente".

Ha precisado que A.B. "no habla mucho" y que acudía a la mezquita a rezar, "sin más", pero "también es cierto que nadie puede saber qué pensaba realmente ni que hacía en internet".

Mobssit ha dicho que, "más allá de lo que me pareciera a mí este chico, en España, la Guardia Civil trabaja contra el terrorismo, es normal que lo haga"; y ha manifestado su "respaldo" a ese trabajo policial, aunque "me ha sorprendido todo esto".

Su trabajo en la comunidad magrebí, ha detallado, es "difundir que nuestra cultura y nuestra región no son terrorismo, nosotros no tenemos derecho a matar a nadie porque todos somos seres humanos" y "lo importante es que todos trabajemos por la integración en un país al que hemos venido a trabajar".

Según sus datos, en Calahorra residen de forma legal alrededor de un millar de magrebíes, 785 originarios de Marruecos y el resto, de Argelia.

"Amable aunque no muy comunicativo"

Por su parte, otros marroquíes afincados en Calahorra, han afirmado que su compatriota detenido esta mañana es "buena persona", "amable aunque no muy comunicativo" y aunque aseguran que practica los rezos propios del Islam no es muy observador de esta religión, por lo que su colaboración con grupos extremistas les ha causado gran extrañeza.

Halal, propietario de la peluquería en la que el detenido trabajaba como empleado, ha declarado que el presunto yihadista comenzó a trabajar con él hace poco más de un mes y que nunca se significó por su apoyo a grupos extremistas, antes al contrario, ha dicho que su empleado era "un trabajador tranquilo".

El propietario de un bar cercano, declaracioens a Europa Press, asegura que "se le notaba que manejaba dinero" y que "causó algunos problemas por beber alcohol en exceso.

En general, quienes conocían al detenido han expresado a los periodistas su sorpresa porque era "un chico normal" y "apenas" hacía referencias a cuestiones religiosas, según uno de los clientes de la peluquería.

"Es muy buena persona y no me creo lo que dicen de él", ha afirmado el dueño de la peluquería, que sí ha reconocido que, "quizá, haya hecho alguna tontería por internet".

Ha detallado que no conocía al detenido hasta hace unos meses, cuando llegó desde Pamplona y le pidió trabajo y le comentó que era de Fez, como él, por lo que decidió contratarle.

"En este tiempo nunca me ha sacado la conversación de temas religiosos y esas cosas, sé que rezaba, como musulmán que es, pero nada más y todo el mundo sabe que es buena gente", ha concluido, mientras el dueño del locutorio anexo a la peluquería asentía.

Uno de sus amigos del detenido ha reconocido a Efe que "algunas veces hemos visto vídeos yihadistas en internet, pero solo para informarnos, sin más".

Ha relatado que el detenido ya vivió en Calahorra hace años y, tras su estancia en Pamplona, "decidió volver aquí y le dieron trabajo en la peluquería, en la que estaba casi todo el tiempo, casi vivía allí" y, "por lo demás, era un chico normal, que salía por ahí, hasta tomaba alguna cerveza y no tenía nada de radical".

"Me parece que lo que han hecho es una película, nada más, no hay fundamento de nada porque yo he tenido mucha relación con él y no me lo creo", ha insistido el joven, que también ha sido interrogado por la Guardia Civil.

"Una persona, no hay más"

El alcalde de Calahorra, Luis Martínez-Portillo, también en declaraciones a los periodistas, ha señalado que ha estado con contacto con los mandos de la Guardia Civil en esta operación, quienes le han explicado que es "una operación solo por una persona, no hay más, ni otras cosas".

Ha mostrado su satisfacción porque "se puede comprobar que los medios de seguridad actúan no solo en grandes ciudades, como Madrid o Barcelona, y están al tanto de lo que ocurre en municipios más pequeños, como Calahorra", algo que "hace que nos sintamos seguros".

Por ello, cree que, "aunque sorprenda, operativos como este no crean alarma, sino orgullo y tranquilidad", ha concluido Martínez-Portillo.