'Litio', el lince viajero

Litio, el lince localizado cerca de Barcelona. / Iberlince

Localizan en Barcelona un ejemplar ibérico que fue puesto en libertad hace menos de dos años en un parque natural al sur de Portugal

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZMadrid

La ajetreada vida de 'Litio', un lince ibérico de unos cuatro años, podría dar para el guión de una serie de televisión. Y es que este animal ha sido capaz de recorrer los casi mil kilómetros que separan el parque natural de Vale do Guadiana, en el sur de Portugal, y el área metropolitana de Barcelona. 'Litio' fue descubierto allí el pasado martes por miembros del Cuerpo de Agentes Rurales de la Generalitat de Cataluña cuando cruzaba un campo de cerezas de Santa Coloma de Cervelló, en el Bajo Llobregat.

La presencia del lince había alarmado a los vecinos de la zona, dado que pensaban que era otro tipo de felino que podría ser peligroso. En todo caso, pese a su aspecto, no es ni mucho menos un animal doméstico y puede ser agresivo en caso de verse atrapado o en peligro. Por este motivo, los agentes rurales montaron un operativo de búsqueda que, al final dio con el 'gran gato' ibérico. El animal fue identificado por los técnicos del Servicio de Fauna y Flora de la Generalitat a través de las fotografías que tomaron.

En las imágenes descubrieron que el felino llevaba un collar emisor. De esta manera, en colaboración con los expertos de los programas de reintroducción de esta especie en la península ibérica, así como a los responsables del proyecto Life+Iberlince, se supo que se trataba de 'Litio'.

La vida de este macho no ha sido fácil. Nació en 2014 en el Centro de Cría en Cautividad de El Acebuche (Huelva) y al año siguiente fue puesto en libertad en Portugal por técnicos del Instituto de la Conservación de la Naturaleza y de la Biodiversidad dentro del proyecto Iberlince. Sin embargo, la aventura de 'Litio' no duró mucho. En mayo de 2016 tuvo que ser capturado en una finca de Gibraleón (Huelva). Estaba famélico, por lo que los veterinarios temieron por su vida.

Para ponerlo en forma, el lince fue trasladado al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas, también en la provincia onubense. En este 'balneario' particular, 'Litio' empezó coger la forma. Los cuidadores le colocaron un collar emisor y el lince fue liberado en el parque natural luso frente a la frontera española.

Y desde allí, se puso a corretear tranquilamente. Y vaya si lo hizo. Su aparición en Cataluña ha dejado boquiabiertos a los expertos. Desde principios del pasado siglo, no se tenía constancia de la presencia del lince ibérico en el noreste peninsular. Pero la presencia de 'Lito' trae dudas. Mil kilómetros son muchos kilómetros. ¿Lo ha conseguido por su propios medios? Si es así, ha tenido que cruzar ríos, autovías y vías del tren, bordar núcleos urbanos y, a la vez, alimentarse. Otra cosa es que se hubiese colado como un polizón en alguno camiones que viajan desde el sur de Portugal a Francia. También podría haber sido capturado furtivamente y luego puesto en libertad.

Todas estas incógnitas podrían resolverse una vez que 'Litio' sea capturado por los agentes de la Generalitat. Con esta operación se pretende cambiar las baterías del collar y descargar la información que en él está acumulada y que podría explicar el largo viaje que ha realizado el felino. Una historia que demuestra que el lince sigue dando sorpresas sobre su capacidad de adaptación. Gracias al proyecto Life+Iberlince, el censo de estos animales en peligro de extinción asciende a 589 en la península.

 

Fotos

Vídeos