Muere desangrado un cazador en Ciudad Real al dispararse con su propia escopeta

El fallecido, de 32 años, cazaba jabalíes en compañía de un amigo en una finca en la localidad de Herencia

J.V. MUÑOZ-LACUNAtoledo

Un hombre de 32 años ha fallecido en la madrugada de este sábado como consecuencia de un disparo de su propia escopeta cuando se encontraba cazando en una finca de Herencia (Ciudad Real).

El cazador, cuya identidad se corresponde con las iniciales V.F.R., salió a cazar de noche junto a un amigo. Su objetivo era abatir una pieza de jabalí valiéndose de la oscuridad de la noche mediante la modalidad de "la espera" en la finca "Los Jarales".

Por causas que aún se desconocen y que la Guardia Civil está investigando, al joven se le disparó su propia escopeta de forma fortuita con tan mala fortuna que el tiro impactó en una pierna. Aunque fue trasladado por su compañero de caza al centro de salud del cercano pueblo de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real) -poco más de 10 kilómetros- murió desangrado cuando llegaba a este centro y antes de que pudiera ser atendido por los profesionales sanitarios.

El fallecido era vecino de Villarrubia de los Ojos, localidad de 10.700 habitantes, cuya alcaldesa, Encarnación Medina Juárez, declaró este sábado que "todos estamos consternados por lo que ha ocurrido porque todo se ha debido a la mala suerte". Según fuentes de la investigación, el cazador fallecido contaba con la licencia y los permisos de caza mayor en regla.