«Con la sensación del deber cumplido»

Cuca Gamarra Alcaldesa de Logroño en funciones

M.J.L.LOGROÑO.

Una vez alcanzado el Revellín y finalizado su tercer y último banderazo de ayer, la alcaldesa, Cuca Gamarra, recordaba cómo su labor como primera edil de la capital se inició allá por 2011 en una procesión de San Bernabé, con la bandera al hombro, recién recibida la vara de mando, y cómo ahora finaliza (dado que el sábado se produce su relevo) «en la calle, con los vecinos», de la misma manera, aunque «con la sensación del deber cumplido».

Y llegó ayer a la muralla del Revellín «muy orgullosa de ser logroñesa, enormemente feliz de ser la alcaldesa de Logroño», contaba después también, sin poder evitar la emoción.

Sobre sus dedicatorias de ayer, contaba que «un banderazo es una oportunidad de llamar la atención, de poner el foco sobre una causa» y, para ella, no puede pasar inadvertida «una cifra negra», la de las mil mujeres asesinadas desde que hay recuento oficial, «que nos tienen que hacer pensar que tenemos que luchar contra la violencia de género». La segunda oportunidad, la que se produjo en Cuatro Cantones, fue «por los niños, porque sin futuro no hay sociedad»

Y en la última ocasión de ayer, la del broche a su legislatura, contó, recordó que « estamos muy próximos al 2021 y no vamos a llegar ahí solos, sino que vamos a hacerlo gracias a hombres y mujeres que, desde las instituciones y cofradías han hecho que nuestras tradiciones perduren durante cinco siglos. Así que era pedido y no negado».

La alcaldesa en funciones ya aprovechó el acto de evocación histórica de la ciudad, en el que pronuncia un discurso, para realizar la referencia histórica y, además, realizar agradecimientos varios a los logroñeses «por el apoyo (...), por el aliento».