Muchos frentes abiertos en el Casco Antiguo

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

El aumento de viviendas destinadas a alojamientos turísticos en el Casco Antiguo supone problemas de convivencia entre vecinos y turistas y así lo recoge el 'estudio'. «La diferencia de horarios en las actividades propias de cada uso, por un lado, y la subida del precio de los inmuebles por otro lado no ayudan a mejorar la valoración ciudadana del barrio», concluye. Otras de las amenazas detectadas son el tráfico rodado -se prioriza hasta en el tramo del Camino de Santiago-, y la despoblación e inseguridad en la zona de la Villanueva.