La Compañía Nacional planta sus árboles en el Bosque de la Danza

La Compañía Nacional planta sus árboles en el Bosque de la Danza

José Carlos Martínez, director de la CND, ha pedido un teatro propio para la entidad en su cuarenta aniversario

LA RIOJA Logroño

El director de la Compañía Nacional de Danza (CND), José Carlos Martínez, ha demandado este viernes, en declaraciones a EFE, un teatro propio para esta entidad, que conmemora su cuarenta aniversario con una gira internacional y un programa para el próximo verano en el Teatro del Canal.

Martínez ha participado en la plantación de un ginkgo biloba en el Bosque de la Danza de Logroño, al que se han incorporado once nuevos ejemplares y ya cuenta con más de 40 árboles con el nombre de otros tantos bailarines.

A su juicio, «iniciativas como esta suponen una manera de dar visibilidad a la danza, que es una disciplina que se promociona menos que otras artes, algo que no sucede en otros países, como en Francia».

Ha precisado que la Compañía Nacional de Danza y el Ballet Nacional de España son las únicas unidades de producción que carecen de sede propia, lo que supone una «deuda histórica».

Desde su creación por la Casa de la Danza en 2009, se aprovecha la celebración del Día Internacional de la Danza cada 29 de abril para realizar plantaciones en este jardín logroñés, ubicado en el parque de La Ribera, junto a la residencia universitaria.

En el acto celebrado este viernes, la maestra de la CND Anael Martín ha plantado un árbol para recordar a Hugo Gufantti, un prestigioso bailarín argentino que fue gran estrella en el Ballet Nacional de Cuba.

Tatiana Solovieba, de nacionalidad rusa y promotora de espectáculos de danza, ha plantado otros cuatro ejemplares con los nombres de grandísimas figuras de la danza de su país: Igor Moiseyev, Gediminás Tarandá, Andrey Batalov y Leonid Milovanov, todos ellos estrellas internacionales.

El bailarín Sergio Cardozo, también presente en el acto de plantación, contará también con su propio árbol, de la especie almendro.

La gran Anna Pavlova también tendrá este año su ejemplar dedicado gracias a la donación de la Cofradía del Vino de Rioja, cuyos representantes han asistido al acto.

Un anónimo donante ha regalado un tejo que llevará el nombre de José Limón, uno de los más grandes coreógrafos que ha dado la historia de la danza de México, quien fue creador de un estilo y una escuela de danza reconocidos en el mundo entero.

Además, se ha incorporado otro ejemplar con el nombre de Maribel Gallardo y Currillo, ambos primeros bailarines del Ballet Nacional de España quienes, al estar de gira, no han podido estar presentes pero que han prometido un visita para disfrutar del Bosque de la Danza.

Por último, se ha plantado un árbol con los nombres de los galardonados con el Galardón Biloba 2019 que concede la Casa de la Danza cada tres años, y que esta edición corresponde a Filipa de Castro y Carlos Pinillos, una pareja de intérpretes de reconocido prestigio internacional que son primeros bailarines de la Compañía Nacional de Ballet de Portugal.

Temas

Danza