«Nos hemos juntado aquí por el tema del vino»

El grupo de visitantes de Bodegas La Rioja Alta brinda con un vino durante la cata final. /D.M.A.
El grupo de visitantes de Bodegas La Rioja Alta brinda con un vino durante la cata final. / D.M.A.

Las bodegas del barrio de La Estación de Haro llenan sus visitas guiadas con «más gente que el año pasado, ha sido un éxito»

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Es Viernes Santo en el barrio de La Estación de Haro y las bodegas entornan sus puertas para dejar entrar y salir a los turistas. La mayoría de las visitas concertadas están llenas, pero abren sus enotecas y bares de copas, lo que favorece la trasiega de foráneos. Es el caso del grupo del alicantino Manuel Martínez y el canario Héctor Sosa, suegro y yerno, respectivamente, que viajan en familia. Los dieciséis se alojan en una casa rural de Laguardia (Álava) y realizan una visita a las Bodegas La Rioja Alta de Haro.

«Nos hemos juntado aquí, precisamente, por el tema del vino y las bodegas, para darnos un pequeño homenaje», explica Manuel, de 61 años. El colectivo, formado por dos familias y en el que también hay vascos, permanecerá cuatro noches, de Jueves Santo al Lunes de Pascua. La visita a la bodega es «el primer movimiento de las vacaciones, y además de pasar el día en Haro no tenemos nada más programado», reconoce Manuel, «enamorado del Viña Ardanza».

Para Héctor, de 31 años, el turismo en La Rioja se reduce al mundo del vino: «Entendíamos que lo único que podíamos hacer es visitar bodegas y disfrutar del paisaje, que nos ha sorprendido gratamente». Por otra parte, Juan Antonio Mañá, de Benicarló (Castellón), forma parte de un grupo de cuatro personas, dos matrimonios que se alojan en Logroño y, desde allí, se mueven a Haro, San Millán, Viana, Pamplona... «Uno de nuestros intereses era visitar bodegas y, por motivos familiares, queríamos visitar La Rioja Alta. Además, también vamos a hacer la Ruta de los Monasterios», explica.

Dos instantes de la visita guiada a Bodegas La Rioja Alta.
Dos instantes de la visita guiada a Bodegas La Rioja Alta. / D.M.A

En Bodegas La Rioja Alta han completado tres turnos de visitas guiadas diariamente de jueves a domingo, recibiendo muchas llamadas hasta el miércoles. «Hemos notado que la gente se ha animado a última hora, aunque hace quince días ya estábamos llenos y hemos tenido que ampliar turnos», explica Marta Enciso, relaciones públicas de la bodega de Haro. La mayoría de sus visitantes son vascos que acuden a pasar el día a Haro y aprovechar para conocer más de una bodega. «Hemos tenido más gente que el año pasado, ha sido un éxito. Pensábamos que, al haber mucha nieve aún en las estaciones de esquí, nos iba a restar público, pero hemos llenado», afirma Enciso.

En frente, Bodegas López de Heredia también ha llenado. Su relaciones públicas, Ignacio Tricio, asegura haber contado con una lista de espera de hasta 90 personas. «Ha habido más turistas que el año pasado, y mucho nacional de Cataluña, Valencia o Madrid», asegura. Los internacionales, aunque testimoniales, procedían de EEUU, Corea, Australia, Francia, Reino Unido... No obstante, desde López de Heredia remarcan que su concepto turístico es «selectivo».