Confesiones a sus anfitriones riojanos: «No hay que confiarse»

Pedro Sánchez durante su desayuno en Logroño./Justo Rodriguez
Pedro Sánchez durante su desayuno en Logroño. / Justo Rodriguez

Jorge Alacid
JORGE ALACIDLogroño

Concluía su estancia en Logroño en la mañana de Viernes Santo, cuando Pedro Sánchez, durante el desayuno que compartió con sus anfitriones del PSOE riojano, dirigió unas breves palabras a la cúpula del socialismo regional, reunida en los breves metros de la cafetería donde acababan de liquidar el café con leche. ¿Qué confidencias ha compartido? Lo desvelaba poco después una de las asistentes, Concha Andreu, candidata al Gobierno de La Rioja:«Nos ha dicho que no quiere que haya conflicto en algo tan normal como es hacer un debate y que no se convierta en algo de tirarnos los trastos».

Unas palabras corroboradas por otros asistentes. En su alocución, cerrada con una descarga de aplausos, el candidato socialista ha insistido en las ideas fuerza que enarbola durante la campaña. Es decir, «que aunque las encuestas nos sonríe, no hay que confiarse». Quienes le escucharon en privado, que recibieron además unas cuantas palabras de ánimo en dirección a las energías movilizadas en la recta final de la campaña, reconocieron ese discurso porque recordaba mucho al que protagonizó en público, durante su mitin en Riojaforum. Eso de que «todo está abierto». ¿Resumen? «Que debemos movilizarnos. Cada voto cuenta», confiesan sus interlocutores riojanos.

Así lo ha afirmado, en declaraciones a los periodistas, la candidata socialista a la presidencia del Gobierno riojano y miembro de la Ejecutiva Federal Concepción Andreu, al término de un desayuno en una céntrica cafetería de Logroño, donde Sánchez se ha reunido con dirigentes del PSOE de La Rioja.