GP de Aragón

Márquez sólo mira a Márquez

Marc Márquez se fotografía con un grupo de seguidores en Motorland. /José Jordán (Afp)
Marc Márquez se fotografía con un grupo de seguidores en Motorland. / José Jordán (Afp)

El español encara un fin de semana especial por los números, e importante para concretar el objetivo del año: el título de MotoGP | Su resultado del domingo podría dejarle ya con opciones de cerrar el campeonato en la próxima cita de Tailandia

BORJA GONZÁLEZALCAÑIZ

Motorland de Aragón, tercer trazado español del calendario 2019 del Mundial de Motociclismo. Un circuito cuya curva 10 tiene el nombre de Marc Márquez, el piloto que ha ganado las tres últimas carreras de MotoGP en este escenario, y el piloto que va lanzado hacia un título, el octavo, el sexto en la clase reina, que podría sellar ya en la próxima cita que se disputará en Tailandia.

«En Japón hay experiencia de celebraciones (sonrisas)… Pero no me gusta hablar de eso. Es cierto que, y soy honesto, este campeonato sólo lo puedo perder yo y si lo perdiese me tiraría de los pelos unos cuantos años, así que intentaremos ganarlo lo antes posible pero sin prisas. Tuve prisas en 2014 y me caí en dos carreras consecutivas, en Misano y Aragón, así que sin prisa y mi objetivo de aquí al final de año es intentar acabar todas las carreras en el podio, pero también tenemos que disfrutar», manifestó el español.

Márquez contra Márquez, una vez que sus rivales han ido apareciendo y fallando escalonadamente. Andrea Dovizioso le batió en la última vuelta en Austria, pero terminó por los suelos en Silverstone (no por su culpa) y fue sexto en Misano. Alex Rins le derrotó en Inglaterra, había sido cuarto en la prueba anterior y se cayó el pasado fin de semana en el Gran Premio de San Marino. Una prueba esta última en la que sus rivales fueron las Yamaha, sobre todo la del novato Fabio Quartararo, un rival más de futuro que de presente, si hablamos del Mundial.

«No sé cuándo pelearé con una Honda, quizás aquí, pero nunca se sabe», comentó Márquez ya en Alcañiz con la boca pequeña, vistos los problemas de las otras dos oficiales de su marca, Cal Crutchlow, muy desdibujado, y Jorge Lorenzo, un piloto que todavía busca encontrarse con su actual marca, en un periodo en el que emplea más tiempo en hablar de su físico, de los problemas de la moto y en desmentir informaciones que apuntan a su hartazgo con esta situación.

«A priori, si tengo que decir algo, las Yamaha en estas últimas carreras han ido muy bien y si Quartararo no se cae en Silverstone también era uno de los circuitos en los que habría podido luchar por la victoria, similar a la de Misano, y en Austria también hizo una gran carrera», continuó el líder de la general sobre los posibles rivales de un fin de semana en el que se esperan lluvias en el Motorland. «Creo que las Yamaha estarán seguro y falta ver si lo de Ducati en Misano fue un bache, porque el año pasado aquí Dovizioso hizo un gran fin de semana, y si la Suzuki también estará allí, así que lo importante, salga quien salga, es ver si podemos luchar por la victoria», agregó.

Desconcierto

Márquez disfruta de su momento mientras reina algo de desconcierto en los que en un principio deberían de haber sido sus rivales por el campeonato. «Al final lleva la misma moto que yo», argumentó Maverick Viñales cuestionado, una vez más, por el rendimiento que está exhibiendo el novato Quartararo con una Yamaha de la estructura no oficial. «La moto de satélite hay poco… Como Johann (Zarco), que también llevaba una moto parecida. Creo que están entendiendo muy bien la moto, la entienden bien y cómo sacarle el máximo. Y eso es lo importante. Como he dicho antes, es bueno que Fabio esté yendo rápido, porque hace a los demás también ir más rápido. Si tenemos batalla haremos crecer el nivel». indicó el español.

Una situación que genera cierta tensión por la lucha interna en el box japonés y que, sobre todo, ha abierto la posibilidad a la aparición de un nuevo rival de futuro para un Márquez que, entre otras cosas, cumple 200 grandes premios este fin de semana, con unos números de impresión: 128 podios en estas carreras, lo que supone un 64% de efectividad para el piloto más joven en alcanzar la centena de cajones; 77 victorias, lo que indica que ha ganado más de un tercio de las que ha corrido (38%) y le sitúa como el cuarto de la historia con más triunfos; y 88 'poles', un 44% de las puestas en juego, lo que le permite ser el piloto con más 'poles' de todos los tiempos.

«Es difícil aguantar doscientos grandes premios a este nivel, pero nuestro objetivo cada año en mi carrera deportiva es luchar por victorias y por títulos y divertirme. Esta ambición es la que te motiva para no perder y para seguir», afirma sonriente Márquez mientras se prepara para seguir dando brillo a un currículo único en la historia de este deporte.