El Murillo aprende a sufrir y se adelanta

/

Las riojanas remontan un primer set perdido por 33-35

DIEGO MARÍN A.

Tarde, pero ha comenzado el voleibol de verdad con los 'play offs' de Superliga. Ayer, en el primer partido, el Embalajes Blanco Tramek Murillo y el GH Leadernet de Pamplona protagonizaron una maravilla de partido en el que las riojanas sufrieron para ganar y se adelantan en la final venciendo un primer y disputado encuentro.

Carreño: «La idea es mantener los partidos de casa»

«Estoy muy contento, no me esperaba otra cosa que un rival que jugase al límite», confesaba el entrenador del Murillo, Charly Carreño, ante lo que sus jugadoras «han aguantado marcadores muy adversos, jugando muy bien, han sido capaces de mantener la actitud, la intensidad y el rendimiento alto».

Y es que el Murillo estuvo muchas veces por debajo en el marcador, pero supo disputar los momentos cruciales, aprovechando también los errores rivales. «Si se toma un gran riesgo en el saque, puedes tener un margen de error mayor», declaró Carreño. Por contra, su equipo falló poco. «En ataque y saque no hemos tenido errores, aunque hay ciertas cosas que podemos hacer mejor», opinó el técnico. Hoy se juega el segundo encuentro y «la idea es mantener los partidos en casa».

Basta decir que el primer set se alargó durante 36 minutos hasta el 33-35. Las navarras jugaron como nunca antes en la liga regular, demostrando que les hacía falta su recuperada opuesta Fraga. A pesar de fallar nueve saques en este primer juego, el GH Leadernet ganó el primer set gracias a Frankova, que encontró facilidad para rematar por el ala izquierda. Los bloqueos de Stocker y el apoyo ofensivo de Bedmar y Fraga redujeron el juego de Helia y Barrio, las mejores del Murillo en el arranque. Los dos equipos tuvieron varias bolas de set, pero un remate de Frankova y un error de Helia sumaron el 33-35 final.

El 0-1 en contra, lejos de pesar en el Murillo, despertó a la bestia. También habla el parcial: 25-15. Volvió a comenzar ganando el equipo de Pamplona pero entonces apareció Barrio para colar dos remates consecutivos por zona 4 y calar un bloqueo. Le acompañó Dani. La opuesta y capitana del Murillo apareció para resultar determinante. El entrenador rival gastó sus dos tiempos muertos muy temprano, en el 7-4 y el 11-6, tratando de frenar el juego riojano, pero no hubo forma. Dani y Barrio barrieron a las navarras con sus remates, Gritzbach y Pejkovic mandaron en la red y López Arroyo no dejó pasar una bola con su extraordinaria defensa. También falló Frankova, algo que siempre ayuda.

Con el partido estabilizado, el Murillo comenzó a desplegar toda su capacidad, espoleado por un buen rival, que acabó siendo víctima de sus propios errores. Los bloqueos de Bedmar adelantaron a las navarras con un 7-10, pero los remates de Gritzbach y Dani y, sobre todo, un poderoso bloqueo de Pejkovic, dieron la vuelta al marcador: 13-12. El GH Leadernet cambió de colocadora, apostó entonces por Marcelinha. El Murillo también movió banquillo y, con el 19-17, dio entrada a Noelia y Miriam. La gran defensa de López Arroyo y los remates de Helia no fueron suficientes, el equipo navarro empató a 21, de nuevo, haciendo daño por zona 4 con Frankova. Precisamente fue un remate a la red de la checa la que sumó el 25-22.

Así, el cuarto y último set se jugó a muerte, como merecía. Un 1-5 inicial lo levantó el Murillo con unas soberbias colocaciones de Meleán para Gritzbach, Barrio y Dani. El GH Leadernet se hizo con los dos primeros parciales (6-8 y 13-16) tapando bien el ataque de Helia y los bloqueos de Jéssica y Bedmar. Pero el Murillo empató a 17 con un bloqueo de Noelia de libro y una finta de Meleán que levantó a toda la grada. Allí murió el partido. Dani alcanzó el 24-23 con dos remates por el ala derecha. Una discutida bola de Frankova apagó hasta el marcador. Y Dani -siempre Dani- bloqueó para anotar el definitivo 26-24 en un partido para enmarcar del Murillo.