Francia

El PSG se arriesga a la marcha de Neymar

Neymar, lesionado en la grada durante el PSG-Manchester United. /EFE
Neymar, lesionado en la grada durante el PSG-Manchester United. / EFE

El club parisino necesita 150 millones de euros antes de acabar la temporada para amortizar los fichajes del brasileño y de Mbappé

YASSINE KHIRIParís

Desde la continuidad de Thomas Tuchel al riesgo de despedida de Neymar, sin olvidar la sombra del 'fair-play financiero', el París Saint-Germain se encuentra en una situación peligrosa tras una nueva hecatombe en octavos de final de la Liga de Campeones. «Este año había visto de verdad buenos cambios», aseguró el brasileño Marquinhos. «Pero, no sé por qué, nos han eliminado en el mismo momento de la temporada», lamentó el defensa del PSG tras la eliminación sufrida ante el Manchester United.

El PSG no comprende todavía cómo ha podido estrellarse otra vez. Porque desde la funesta remontada del Barcelona en 2017 se había puesto todo en marcha para que los propietarios cataríes vieran a su club brillar por fin en la Liga de Campeones. Con la faraónica inversión de 400 millones de euros en el brasileño Neymar y Kylian Mbappé, unida a la llegada de un interesante entrenador como Thomas Tuchel, parecía que se había dado con la tecla, a juzgar por la buena imagen dada en Old Trafford (victoria por 0-2) en el partido de ida hace tres semanas.

Sin embargo, en el momento clave de la temporada se volvió a repetir la maldición. Neymar se lesionó y el PSG, que jugaba la vuelta ante su afición y contra un Manchester United privado de sus mejores jugadores, se derrumbó de nuevo a las puertas de los cuartos de final (derrota por 1-3 la noche del miércoles).

«Tengo confianza en el entrenador y en sus decisiones. No es el momento de tomar una decisión (sobre posibles cambios). Hay que hacerlo con la cabeza fría», reflexionó el presidente del PSG, Nasser Al-Khelaifi. Si bien el técnico alemán, que cuenta con un sólido apoyo de sus jugadores, no parece amenazado a corto plazo, la posición de Al-Khelaifi podría ser más débil.

Bajo los ojos del emir de Catar, propietario del club a través del fondo soberano QSI y presente en el Parque de los Príncipes, el club personificado desde 2011 por 'NAK' ha vuelto a decepcionar en el momento crucial. Aunque es verdad que ha hecho crecer la imagen de marca del club a nivel internacional así como su influencia en las instituciones futbolísticas, el dirigente catarí aún no ha logrado catapular al París Saint-Germain a la élite europea, teniendo en los cuartos de final su techo.

Otra cuestión es el caso Neymar. Aterrizado en París para liberarse de la sombra de Leo Messi y ganar el Balón de Oro, el jugador más caro de la historia (222 millones de euros) ha visto marcada su trayectoria por dos lesiones y dos fracasos europeos.

¿Suficiente para alimentar los rumores de una salida anticipada? «El Real Madrid es uno de los mejores equipos del mundo. A día de hoy estoy muy contento en París pero, en el futuro, todo es posible», dijo Neymar a la televisión Globo unos días antes del partido contra el United.

Con nuevo patrocinador

¿Será el PSG capaz de retener a su joya brasileña? Más allá de los caprichos del jugador, es la situación económica del PSG lo que podría decidir su futuro. El club parisino sigue bajo una investigación de la UEFA sobre el 'fair-play financiero', que prohíbe a los clubes gastar más dinero del que generan por su propia actividad.

Su caso fue cerrado en junio de 2018 pero se reabrió en septiembre de 2018. El PSG ha impugnado esta «investigación exhaustiva» ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), pues considera que ha respondido a los requisitos al generar unos 60 millones de euros de ingresos en el último mercado veraniego.

Su recurso ante el TAS tiene muchas posibilidades de llegar a buen puerto, pero el problema corre el riesgo repetirse en los próximos meses, ya que el 'fair-play financiero' prohíbe presentar un déficit superior a 30 millones de euros acumulados en los tres últimos ejercicios contables.

Es cierto que la llegada de un nuevo patrocinador en la camiseta, 'ALL' (grupo hotelero Accor), le dará un respiro con más de 50 millones de euros por año en las tres próximas temporadas. Sin embargo, necesita cerca de 150 millones de euros antes de acabar la temporada para amortizar los fichajes de Neymar y Mbappé, según varios medios, por lo que el PSG puede verse obligado a vender a uno o varios jugadores al cierre del curso para evitar ser sancionado.