EUROPA LEAGUE

Primeros a pesar del empate

El bético Joaquín golpea al balón en el aire. :: efe/
El bético Joaquín golpea al balón en el aire. :: efe

El riojano Jaime Garijo no tuvo oportunidad de debutar con el Betis de Quique Setién

EFE MADRID.

El Real Betis confirmó su clasificación para los dieciseisavos de final de la Liga Europa como líder de su grupo a pesar de empatar a cero en el campo del Dudelange luxemburgués en un encuentro que resultó poco vistoso debido al mal estado del césped.

0 DUDELANGE

0 REAL BETIS

F91 Dudelange
Bonnefoi; El Hriti, Prempeh, Schnell, Jordanov; Couturier (Melisse, min. 81), Kenia (Malget, min. 71), Stelvio Cruz, Stolz; Turpel y Sinani (Jensen, min. 88).
Real Betis
Joel Robles; Francis, Sidnei, Feddal, Javi García, Tello; Kaptoum, William Carvalho (Bartra, min. 74), Inui; Joaquín (Boudebouz, min. 75) y Loren (Sergio León, min. 69).
Árbitro
Peter Kralovic (Eslovaquia). Amonestó a los locales Schnell (min. 44) y Bonnefoi (min. 94).
Incidencias
Estadio Josy Barthel de Luxemburgo. Algo más de media entrada, 4.931 espectadores, de los cuales unos 500 eran seguidores béticos.

Sin embargo, la victoria del Olympiakos sobre el Milan, el único adversario que podía descabalgar al Betis del primer puesto, permitió a los sevillanos encabezar la clasificación final del grupo F.

El riojano Jaime Garijo, que estaba en la convocatoria de Quique Setién, no tuvo la oportunidad de debutar con el primer equipo, además en competición continental, y se tuvo que conformar con ver el partido desde el banquillo del Betis.

Al equipo de Quique Setién le costó imponer su fútbol de toque en una primera mitad en la sus jugadores acusaron la dureza de un campo muy duro, casi helado, y apenas si encontraron huecos en el tupido entramado defensivo del cuadro local, motivado por sumar al menos un punto en esta fase de grupos.

El Dudelange avisó al cuarto de hora del segundo periodo, gracias a un eslalon por el costado izquierdo de Kenia, cuyo pase de la muerte fue despejado en corto por Javi García pero el balón le cayó a Sinani, que largó un trallazo que rozó el travesaño.

La última ocasión del partido fue para Javi García, que se elevó con poderío en el área para cabecear un centro de Kaptoum y vio frustrada una celebración que ya emprendía por un manotazo del portero local, que se convirtió en el héroe de la gesta que para el fútbol luxemburgués supuso sumar un primer punto.