Nuevo entrenador y obligado a ganar

El Villarreal llega al último partido de la fase de grupos de la Liga Europa sin la clasificación cerrada, por lo que como mínimo deberán empatar o ganar este último encuentro con el Spartak de Moscú para acceder a la siguiente fase, mientras que los rusos necesitan ganar. Los castellonenses afrontan este partido inmersos en plena crisis deportiva, tras destituir a Javier Calleja e incorporar a Luis García Plaza, quien debutará en este encuentro.

En caso de ganar, el Villarreal pasaría como líder de grupo; si empata podría ser segundo y si pierde quedará eliminado.