«Los médicos atienden poco al estilo de vida, es más fácil recetar que educar»

El doctor Miguel Ángel Martínez-González, con el libro que presenta hoy en Logroño./L.R.
El doctor Miguel Ángel Martínez-González, con el libro que presenta hoy en Logroño. / L.R.

El doctor Martínez-Gonzálezprotagoniza hoy el Aula de Cultura de Diario LA RIOJA-UNIR con una conferencia sobre vida sana

M. Isabel Martínez
M. ISABEL MARTÍNEZLogroño

Un abultado currículum le presenta, una larga trayectoria le sostiene. Ha llevado a cabo la mayor investigación realizada en Europa sobre nutrición y dieta mediterránea, Predimed, cuyos resultados expone en el libro 'Salud a ciencia cierta. Consejos para una vida sana (sin caer en las trampas de la industria)'. El contundente mensaje de Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de Salud Pública de la Universidad de Navarra y catedrático visitante de Harvard, se oirá a las 20 horas de hoy en el Centro Ibercaja Portales.

Más información

- Ay, doctor. Que me he leído su libro y dibuja usted un panorama bastante pesimista. Vamos, que somos una sociedad enferma. Y lo que es peor. Que no sé yo si esto se puede reconducir...

- Yo soy optimista. Así como la medicina clínica cura a individuos enfermos, la medicina preventiva cura a sociedades. Es cierto que nuestra sociedad está enferma, hay una pandemia de obesidad sin precedentes.

- Plantea 'consejos para una vida sana sin caer en las trampas de la industria'. Antes de hablar de consejos dígame cuáles son las trampas y de qué industria estamos hablando.

- Hay industrias, especialmente multinacionales de refrescos, de la alimentación, que crean técnicas para 'captar' científicos, que se podría decir que están casi en nómina de esas empresas. Luego están las 'puertas giratorias': directivos de multinacionales acaban ocupando cargos en la Administración y viceversa. Y en tercer lugar está el lobby para evitar un etiquetado nutricional adecuado.

- ¿Usted ha aceptado que la industria patrocine estudios suyos?

- Puntualmente, en dos momentos. No han representado ni el 5% de la financiación del departamento.

- ¿Y las farmacéuticas?

- También hay un sesgo: cuando financian estudios tienden a favorecer a esa industria. Las farmacéuticas acaban controlando tanto la educación médica como gran parte de los congresos y publicaciones científicas.

- Dibuja usted un elevado nivel de complacencia del sector médico con los intereses comerciales. Habla de «prebendas e incentivos para que los médicos receten más». Critica la excesiva medicalización. Y propugna una mayor transparencia en torno a los congresos médicos. Las críticas que le hagan sus compañeros me preocupan menos que la inseguridad y malestar que esas afirmaciones generan en los pacientes.

- Sí, esto es un efecto de hablar claro, pero yo no soy el único que lo hace. Porque en la práctica lo que se produce, sobre todo en las enfermedades más frecuentes y que más visitas médicas requieren (colesterol, hipertensión...), es que se atiende poco al estilo de vida y enseguida se receta un fármaco, también porque los médicos tienen poco tiempo y les resulta más fácil recetar que educar.

- Y concreta el gran problema de salud pública: la obesidad.

-Es imposible pensar que el problema de la obesidad tiene un fundamento a nivel genético. No es que de pronto haya cambiado masivamente el metabolismo de la humanidad. Esto no se afronta adecuadamente porque no se dicen las dos palabras que no le interesan a la industria alimentaria, que son simplemente 'comer menos'.

- Usted destruye mitos sobre nutrición. El desayuno no es la comida más importante del día. Los frutos secos no engordan. El metabolismo, la constitución y la edad son excusas. Es un revisionista.

- Hay mitos que se han extendido sin fundamento científico. Trato de poner detrás de cada frase que digo la evidencia científica disponible.

- Entramos en tiempo de descuento para la 'operación bikini'. Estará temblando con las 'dietas milagro'...

- No, es también un incentivo, pero no el principal motivo, yo no hablo de estética, sino de asuntos en los que va la vida. La obesidad es cuestión de vida o muerte, no es solo una 'operación bikini'. Adelgazar va bien para lucir figura, pero sobre todo, para la salud.

- Había pensado exponerle dietas famosas y que las etiquetara. Pero supongo que si se las enumero juntas hará una valoración única... Montignac, paleodieta, Atkins, proteinada, Dukan, disociada.

- Esas dietas no se han sometido a los tests que ha pasado la dieta mediterránea. No se sabe qué efectos tendrán sobre el corazón, el riñón...

- ¿Y cree usted en la cronobiología?

- Creo que sí que hay algo de esto, queda mucho por investigar y no soy un experto. El mensaje que hay que dar a los jóvenes es que la inversión del ritmo sueño/vigilia que se hace el fin de semana no es buena para la salud.

- Defiende la meditación como motor de salud. Por un momento me ha parecido estar leyendo a un gurú del 'mindfulness'.

- Sí, es algo que tiene evidencia científica, la fuerza que puede tener sacar todo el partido a nuestra mente.

- Los médicos hacen campañas constantes por los hábitos saludables. Sara Carbonero cuelga una frase en Instagram hablando del 'polvo de baobab' y la gente se lanza a devorar este presunto 'superalimento'. Supongo que es desalentador.

- Sí, los que trabajáis en los medios tenéis una gran labor que hacer. Yo creí necesario escribir el libro para que llegue también la voz de los científicos, no solo de estrellas de la popularidad.

- Estará usted que trina con la moda de los superalimentos. Semillas de chía, bayas de Goji, cúrcuma, kale...

- En principio yo diría que malos no son. Pero hay que mirar el patrón alimentario en su conjunto, o sea, que si añades estos alimentos a una dieta de hamburguesería no arreglarás nada.

- Supongo que para usted superalimentos son el ajo, plátano, lentejas... y el superalimento por excelencia, el aceite de oliva virgen extra.

- Sí, y también los frutos secos, fruta, verdura, cereales integrales.

- Según Agricultura, los riojanos solo gastan en frutas y verduras el 16% de su presupuesto para comida. Somos la región con menor compra per cápita de alimentos, aunque escatimamos menos en el precio del producto. Aféenos la conducta.

- A medida que una sociedad se desarrolla más el presupuesto de comida baja con el respecto al total, quizás no es el indicador más exacto de hasta qué punto es adecuado un patrón alimentario, pero si hay algún consejo consistente es que hay que consumir al menos 3 piezas de fruta y por lo menos 2 raciones de verdura al día.

- Y no quiero ni imaginar su respuesta si le digo que los riojanos consumimos cada año algo más de 10 toneladas de pan, de las que solo una tonelada es integral. Usted, que es absolutamente 'antipan blanco'... Su padre, endocrinólogo, decía: «El pan, ni probarlo». Qué radical. Con lo 'paneros' que somos aquí.

- Si alguien está delgado y es deportista no hay que ser tan radical. Pero eso le pasa a menos del 30% de la población adulta. En el otro 70%, el pan, ni probarlo. La alternativa es pasarse al integral. Y reducir la cantidad.

- También demoniza el azúcar. Dice que es «tóxico».

- Sí. Hay que restringirlo.

- ¿Dónde queda la frase de las abuelas de que 'hay que comer de todo'?

- Eso es cierto, pero es que nuestras abuelas seguían la dieta mediterránea.

- Qué me dice del vino. Mire que le enarbolo la bandera de los beneficios de los polifenoles y la 'paradoja francesa'...

- Sí, esto es cierto siguiendo el patrón mediterráneo de consumo de alcohol, que se caracteriza por que el vino se consume con comida, en cantidad moderada (dos copas al día para hombres mayores de 45 años, una para mujeres mayores de 55), se extiende a lo largo de la semana (no se concentra el fin de semana) y preferiblemente tinto. Esto reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular de forma clara.

- Permítame una pequeña intromisión. Dígame, por favor, qué cenó ayer y qué ha desayunado hoy.

- Cené pescado con patatas panadera y cebolla, una copa de vino blanco...

- ¿Vino blanco?

- Tomé vino blanco, es raro que yo tome vino blanco, pero lo hice, tengo que decir la verdad (risas). De postre, cuajada con nueces y miel. Y he desayunado café con poca leche y sin azúcar, pan integral con aceite de oliva virgen extra y una naranja.

- Y una pequeña maldad. ¿Se irá de tapas en su visita a Logroño?

- Bueno, pues quizá, quizá lo haga (risas), depende de cómo me tengan de ocupado... No lo descarto, no...

- Pues que usted lo disfrute.

- Muchas gracias.

Más