Polémica con La Gaita el día de Sangilillo en las fiestas de Cervera

La alcaldesa (centro), ayer con las mujeres en La Gaita. :: s.s.j./
La alcaldesa (centro), ayer con las mujeres en La Gaita. :: s.s.j.

SANDA SAINZ

Ayer, después de la misa mayor, tuvo lugar la subida de San Gil al retablo mayor de la parroquia llena de feligreses. Al terminar la ceremonia, en la plaza exterior del templo comenzó el baile de La Gaita y los gigantes y cabezudos.

Como es costumbre, a la hora del vermú también acudieron a la calle Ibo Alfaro. Este día de 'Sangilillo' se suelen unir los gaiteros veteranos para recordar viejos tiempos. Ayer, cuando esto ocurría se incorporó un grupo de chicas que reivindican una danza de La Gaita mixta. Entonces se escucharon abucheos por una parte del público.

Fueron momentos de tensión. Los dulzaineros dejaron de tocar y los danzantes se marcharon finalizando así el baile.

La chicas siguieron allí, en dos filas, haciendo sonar sus pulgaretas y animadas por las personas que permanecieron rodeándolas, grabando y haciendo fotos con sus móviles. Incluso salieron más mujeres, entre ellas la alcaldesa, Estrella Santana, y también un antiguo danzante.

El debate abierto estos últimos años en fiestas de Santa Ana se traslada así a las de San Gil y muestra una clara división entre los partidarios de mantener la tradición de una Gaita de jóvenes varones, como hasta ahora, y los que apoyan la incorporación de mujeres.

Más tarde, de forma improvisada y cuando se disgregó la gente, varios gaiteros veteranos comenzaron a bailar en la misma calle, ellos solos, sin música. 'Sangilillo' es su día y quisieron hacer lo de siempre al margen de la polémica.

Hoy, últimos actos

El programa finaliza hoy con actividades infantiles, comida de cazuelillas, música, festejo en la plaza de toros, pelota y pobre de mí.

Más