Cáritas atiende a 80 familias cada mes en su programa de atención primaria

La edil Carmen Ovejas, el alcalde, la directora de Cáritas y el sacerdote Alejandro Pérez, en la firma/Ernesto Pascual
La edil Carmen Ovejas, el alcalde, la directora de Cáritas y el sacerdote Alejandro Pérez, en la firma / Ernesto Pascual

El Ayuntamiento aporta 9.000 euros al proyecto que ofrece ayudas en alimentación, alquiler o ropa, además de ceder locales a la institución

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUALAlfaro

Ochenta familias alfareñas necesitan la ayuda cada mes que les dispensa Cáritas Parroquial. Algunos meses son alguna más, otros alguna menos, pero esa media se mantiene a lo largo del año a pesar de que la crisis económica y laboral parezca haberse alejado -y cuando se escudriña la amenaza de una próxima-.

Ayuda en alimentos, para el alquiler, para ropero... Son los servicios que presta Cáritas Parroquial en su proyecto de atención primaria. Aunque normalmente las necesidades hacen que siempre se supere esa partida, Cáritas destina 11.250 euros de su presupuesto a este proyecto. De esa cuantía, el Ayuntamiento de Alfaro aporta 9.000 euros a través del convenio anual de colaboración que firma con la institución benéfica.

«Agradecemos una labor que es meritoria y encomiable por parte de sus voluntarios y confiemos en que sigan, pues es la asociación que más trabaja en favor de los más necesitados», valoró el alcalde, Julián Jiménez Velilla, al firmar ayer la renovación del convenio con la responsable de Cáritas Alfaro, Crescencia García, y el sacerdote Alejandro Pérez. «Siempre contaréis con la ayuda del Ayuntamiento», apuntó.

Desde Cáritas y desde la parroquia, agradecen esa ayuda municipal y la cesión de locales que realiza el Ayuntamiento para que les sirvan de sede a sus actividades y servicios, como las instalaciones en el antiguo 'José Elorza' o los espacios que, por los trabajos en la carpintería exterior de este colegio, se han dispuesto este verano para la atención a temporeros y transeúntes en la calle Araciel y en las casitas de La Florida. «Nuestra labor es hacia todas las personas que vienen a casa, hacemos la acogida lo más grata posible y ayudamos en lo que podemos», expone Crescencia García.

Actualmente, Cáritas Alfaro cuenta con más de cuarenta voluntarios, unos que se ofrecen para todo y otros para actividades o momentos más específicos en función del tiempo que pueden dedicar. Como tantos colectivos, aunque suficientes, Cáritas llama a sumar sangre más joven a su labor.