La Rioja

Los transportistas alaban la rebaja del 75% pero no la obligación del desvió a la AP-68

Desde la Asociación de Transportistas de La Rioja (Atradis), su presidente, Santiago Gutiérrez, asegura que siempre han defendido que el desvío del tráfico pesado de la N-232 a la AP-68 en el tramo riojano fuera voluntario porque «con unos precios atractivos, de motu propio, la gente cogería la autopista», sostiene. Y el 75% de bonificación para los transportistas, frente al 50% que se anunció inicialmente, «es una cantidad importante de descuento» y con el ahorro de costes que supone transitar por una vía mejor y los menores consumos, desgaste y tiempo de tránsito, al final, «será lo comido por lo servido». En definitiva, «es una medida que puede ser interesante».

En CETM-Rioja, Javier Arnedo, insiste en que la posición del colectivo que preside «continúa siendo contraria a este desvío obligatorio». Entiende que «no se nos puede obligar a circular por unas determinadas vías ya sean de pago o no, o se bonifiquen más o menos». No obstante, cree positivo que se aumente la bonificación que se había fijado en un primer momento, «que puede ser lo suficientemente atractiva de por sí para que sean muchos los transportistas que quieran beneficiarse de ella». De acuerdo con sus cálculos, el descuento «podría conseguir por sí mismo que el tráfico pesado que soporta a día de hoy la N-232 descendiera considerablemente, en torno a un 30% o 40%, incrementando enormemente la seguridad de la vía». La obligatoriedad «nos convertiría en pioneros a nivel nacional en tomar una medida sumamente restrictiva, que llega a atentar contra un derecho fundamental como es la libre circulación», apunta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate