La Rioja

La ronda sur, la primera asignatura

La ronda sur, la primera asignatura
    • Logroño aspira a que su circunvalación por la AP 68 se licite a principios del 2017

    • A punto de cerrarse el proyecto, las obras, que rondarán los 140 millones de euros, no comenzarían, al menos, hasta después del verano

    Falta la exposición pública del proyecto de construcción de la ronda sur y la licitación de una obra que rondará los 140 millones de euros, recuerda el concejal de Desarrollo Urbano logroñés, Pedro Sáez Rojo. El edil da por supuesto que el documento que detalla la intervención ha de estar casi listo, en esa fase en la que los técnicos, en este caso del Ministerio de Fomento, revisan su contenido. Sin embargo, en octubre el director general de Carreteras, Jorge Urrecho, aún hablaba de que faltaba por terminar el trabajo. El documento se adjudicó en abril del 2014 a Acciona y Berceo por 1,1 millones con un plazo de 24 meses.

    Para el Ayuntamiento logroñés, el objetivo es que la obra se licite a principios de año, si bien reconoce que «todos vamos a tener que empujar» y, en 'todos' entran las instituciones locales y regionales, los grupos políticos, los agentes económicos y sociales... «Es lo único que ya estaría en disposición de poder realizarse. Es materialmente posible», apuntó, para recordar que a Logroño la ronda sur le soluciona muchos problemas. ¿Cuáles? Los accesos porque se contempla una entrada desde el Hospital San Pedro-Villamediana renovado, otra por la calle Chile, dos nuevos desde la A-12/ Navarrete... Pero también liberaría la LO-20 de camiones de largo recorrido que ahora la atestan, dado que se supone los vehículos pesados elegirían una autopista sin peaje. Así pues, permeabilidad y mejora del tráfico acompañada de menos ruido, menos riesgo de accidentes...

    Hace nada, los grupos políticos de la oposición llevaban al pleno una moción para urgir la ronda sur y el rescate urgente de la AP-68 entre Arrúbal y Navarrete que se aprobó con el voto en contra del Gobierno municipal, del PP, por considerar los plazos que se proponían «irreales». Por mucho que se licite a comienzos de año, las obras no podrían comenzar, al menos, hasta después del verano, calculaba el edil logroñés.

    En cualquier caso, el tiempo y la práctica han mostrado que todos los plazos anunciados han acabado incumplidos. «Será lo antes posible porque es una prioridad, pero es difícil calcular plazos con las obras públicas. Una vez acabados los trabajos, pagaremos a la concesionaria de la AP-68 el coste de la liberación y se abrirá el tramo libre de peaje. Mientras tanto, colaboramos con el Gobierno de La Rioja en el copago del 50% de los trayectos de ida y vuelta de los riojanos», decía el mismo Urrecho a Diario LA RIOJA hace unas semanas.

    Descartado como parece el desdoblamiento de la 232, el plan ministerial pasaría por rescatar de forma anticipada la AP-68 en el tramo Arrúbal-Navarrete (32,9 kilómetros por los que tendrá que pagar 305 millones) para la futura ronda sur. El estudio informativo de la actuación se remonta al año 2012 y entonces se anunciaba la inminente licitación del proyecto de obra, que finalmente se adjudicó en el 2014. Su contenido aún está por ver, pero debería detallar lo que pasará en los kilómetros de autopista entre Arrúbal y Navarrete. Los peajes actuales de Logroño y de Agoncillo desaparecerían y las cabinas de pago se situarían en Arrúbal y en Navarrete. La ronda sur entre esos puntos contaría con tres carriles en cada sentido.