La Rioja

GP de australia

Márquez se impone en un día para listos y valientes

Márquez, durante la clasificación.
Márquez, durante la clasificación. / Afp
  • Poles de Luthi y Binder en Moto2 y Moto3

Azotada por vientos glaciales provenientes del Ártico y por lluvias que irrumpían y paraban repentinamente para desesperación de equipos y pilotos, Phillip Island, a un par de horas en coche de Melbourne, sometió a un examen a los participantes en las tres categorías del Mundial. Un examen de temple, de bravura y de capacidad de gestionar situaciones inesperadas, en las que la suerte siempre tiene su influencia. En estas condiciones pocas conclusiones se pudieron sacar el sábado de entrenamientos oficiales de cara a las carreras del domingo, un momento al que se llegará en parte a ciegas y con mucho que descubrir. Para evitar una ceguera total todos contarán con los warm up matinales, poco tiempo en pista y en horas diferentes a las que se disputarán las carreras. Esta vez, con la peor parte para MotoGP, que comenzará su pelea a las cuatro de la tarde de Australia, todo por hacer más llevadero el madrugón a los aficionados europeos. Un horario un par de horas más tarde que el habitual que hará que en la segunda mitad de la prueba las condiciones sean aún más límite. Algo que no es nuevo en el campeonato. En 2014 Marc Márquez perdió una carrera que dominaba con firmeza por una inesperada caída a consecuencia del frío, un factor que dejó fuera del cajón a pilotos como Cal Crutchlow o Pol Espargaró. Precisamente los tres que mejor interpretaron las circunstancias del entrenamiento oficial.

En otra división Márquez, que muy desde el principio arriesgó con el cambio a neumáticos lisos, con la pista aún algo húmeda, y que confirmó eso de que iba a asumir mayores riesgos una vez que había sentenciado el campeonato. Tras el campeón Crutchlow y Espargaró, en la primera primera línea del español desde la que lograse en Le Mans en 2014. “No sé qué puede pasar, porque no hemos rodado en seco y nosotros las estamos pasando canutas especialmente en carrera”, confesó el de Yamaha. “Tanto Honda como Suzuki están funcionando muy bien aquí, especialmente las Suzuki porque hay que recordar que el año pasado aquí fue en el único circuito en el que Maverick fue rápido. Lo tenemos bastante negro para aguantar a los de detrás”. Esto en una carrera en la que Márquez parte como el claro favorito, sobre todo por los problemas de otros nombres que debían estar en el grupo de favoritos. Ausentes Pedrosa y Iannone por lesiones, el peso debía recaer en las dos Yamaha oficiales y en Viñales, brillante en los entrenamientos de pretemporada. Rossi y Viñales ni siquiera pudieron pasar al oficial en el que se disputa la pole, después de la lluvia matinal, algo que les obligará a salir desde los puesto 15 y 13, respectivamente. Lorenzo, simplemente, naufragó en la calificación final. “La moto no me ofrece confianza, veo riesgos donde los demás no los ven y finalmente la pista estaba muy arriesgada, peligrosa, en mi opinión”, se sinceró el mallorquín. “Los demás tienen la confianza suficiente, quizás porque no han tenido las experiencias que yo he tenido, para tirar desde el principio mucho más que yo y calentar los neumáticos y entrar en las curvas con confianza”.

En cuanto a las otras dos categorías, pole en Moto3 para el campeón Binder –otro campeón en el primer puesto de la parrilla- y de Luthi en Moto2, un piloto que está demostrando ser el más fuerte de la categoría en el momento en el que se está decidiendo el título. Y es que el suizo, ganador en Japón, está tercero de la general, a 22 puntos de Rins y a 44 de Zarco, con 75 en juego y cuando afronta tres circuitos en los que suele ser muy fuerte: este de Phillip Island más Sepang y Valencia. Una hipótesis –la de que pueda pelear por el campeonato- muy improbable que gana algo de peso cuando se ve a Zarco saliendo décimo y a Rins decimosexto. El español terminó muy frustrado después del fallo de su equipo con el cálculo de la gasolina en el depósito, aunque no fue el único piloto al que se le paró la moto por este motivo –lo sufrieron otros como Vierge o Simón, algo que provocó la aparatosa caída de Alex Márquez-, una vez que los equipos no calcularon bien el consumo de las motos. “Sea en seco o en mojado en la carrera tendremos que remontar para buscar la victoria”, comentó cariacontecido Rins, consciente de que en Phillip Island tiene la mejor oportunidad de mantenerse con vida en el campeonato.