La dramática situación de San Isidro

Los cañones de nieve trabajando a pleno rendimiento a comienzos del mes de enero/
Los cañones de nieve trabajando a pleno rendimiento a comienzos del mes de enero

Diez días después de la inauguración de la temporada, el centro leonés sufre la ausencia de precipitaciones y las altas temperaturas

JUANJO GONZALOmadrid

Se cumplen 10 días de la apertura de la estación leonesa de San Isidro, donde a mediados de enero todo era ilusión y ganas por disfrutar de un tramo de temporada en el que sólo se debían aumentar kilómetros esquiables. Para ello han trabajado todos los operarios en este dominio gestionado por la Diputación de León.

La inauguración de la temporada en el complejo situado en la zona de Cebolledo trajo la apertura de cinco kilómetros de superficie de los 34 disponibles, con siete pistas puestas en marcha y seis remontes abiertos. El intenso trabajo de los cañones de nieve y las favorables condiciones meteorológicas hacían prever un aumento de su dominio esquiable, pero la evolución no ha sido la deseada.

Mientras su vecina Leitariegos disfruta de algo más de cuatro kilómetros de pistas el 63% de la superficie de la que dispone la estación-, San Isidro ha reducido considerablemente su oferta debido a las altas temperaturas. Fue un fin de semana en el que recibió a cerca de 2.000 esquiadores, que dispusieron de 2.5 kilómetros de dominio.

Una referencia en la Cordillera Cantábrica

La estación leonesa, que en los últimos años se ha convertido en un lugar de referencia dentro de la Cordillera Cantábrica, únicamente dispuso de tres pistas dos verdes y una azul- con espesores entre los 15 y los 30 centímetros, además de cuatro remontes.

Sin embargo, con el paso de las jornadas la situación es aún más dramática para San Isidro. Este martes sólo cuenta con 200 metros para que los amantes de la nieve se deslicen por ella. Actualmente se encuentran en servicio las pistas debutantes de Cebolledo y El Rebeco.

La escasez de nieve, por el momento, no permite el acceso a la vertiente de Riopinos y ahora mismo se espera lo peor. Las precipitaciones parecen haber cesado y las altas temperaturas que se están registrando no son nada beneficiosas para la estación. Es el drama de San Isidro.