Díaz adelanta las andaluzas en busca de «estabilidad» y no interferir en otros comicios

Susana Díaz./Efe
Susana Díaz. / Efe

La presidenta de la Junta despejó la incógnita y fijó las elecciones para el 2 de diciembre tras consultar con los agentes sociales e informar a Pedro Sánchez

CECILIA CUERDOSevilla

Susana Díaz despejó finalmente ayer la incógnita y anunció que Andalucía irá a elecciones el próximo 2 de diciembre. Una cita con la que la presidenta andaluza dice buscar la estabilidad que Cs le arrebató hace un mes tras retirarle su apoyo y con la intención de garantizar un debate en clave puramente andaluza, sin interferencias de otros comicios. De esta forma, según explicó, la nueva legislatura comenzará el día 27 de diciembre y el gobierno electo, en caso de ser el socialista, empezará el año con el nuevo proyecto de presupuestos.

En una breve comparecencia de prensa, Díaz explicó que consultó la decisión del adelanto con diversos agentes sociales, y que una vez tomada la decisión, el presidente Pedro Sánchez fue el primero en conocerlo, asegurando que mantienen una relación fluida tanto personal como entre equipos. A continuación, esgrimió los argumentos que le han llevado a adelantar unas elecciones que hubieran tocado en marzo, los mismos que empleó en el adelanto de 2015 cuando dio por rota la legislatura con IU.

La imposibilidad de sacar adelante unos nuevos presupuestos, y el convencimiento de que Andalucía se merecía estabilidad política y no podía soportar una campaña electoral prolongada de casi cinco meses. En este punto, responsabilizó a Cs por provocar la ruptura «por motivos que no voy a valorar», pero también atacó a la oposición que con la «boca chica» se mostraban prestos a aprobar las cuentas de la región pero al mismo tiempo le reclamaban el adelanto electoral. Por este motivo, apuntó que el adelanto un acto de «responsabilidad» con Andalucía.

Pero sobre todo, la dirigente socialista, que aspira a reeditar la victoria después de 37 años seguidos, destacó la necesidad de tener un debate netamente andaluz, sin «contaminación» por el conflicto catalán o un posible adelanto de las generales. «Hemos estado mucho tiempo hablando de otros territorios», subrayó. Así, cuestionó a quienes quieren ver en la cita andaluza un escaparate para medir sus fuerzas en el nuevo ciclo político, o quienes la usan como «peldaño de escalera», recordando poco después que Albert Rivera dio orden a su equipo de no sentarse a negociar los presupuestos. Ante ese escenario, Díaz reclamó que la comunidad más poblada del país se merece «alejarse de incertidumbres» y «tener un horizonte despejado en el que todos seamos capaces de construir la mejor comunidad».

La campaña comienza en un puticlub

El PP ha abierto la campaña electoral a las puertas de uno de los clubs de alterne donde, según la Guardia Civil, los directivos de una antigua fundación para el empleo de la Junta gastaron 32.000 euros de fondos públicos. Un gasto realizado en doce «juergas» entre 2004 y 2009 en diversos prostíbulos de Sevilla, Córdoba y Cádiz, según denunció el líder popular Juan Manuel Moreno. El informe policial revela que con las tarjetas, asociadas a tres cuentas corrientes que llegaron a disponer de 828 millones, se realizaron además otros gastos como 19.000 euros en peajes; 22.000 en restaurantes o más de 800 euros en hoteles.

«Es el momento de reforzar la confianza de los ciudadanos en su legítimo gobierno, alejarnos de incertidumbres», añadió, insistiendo en que «Andalucía necesita un horizonte despejado en el que todos seamos capaces de construir la mejor comunidad». Por este motivo, repitió en varias ocasiones a lo largo de su intervención su petición para que en la campaña cada partido defienda sus postulados «desde el respeto a Andalucía».

El anuncio del adelanto coincide con la nueva denuncia del PP sobre el uso de dinero público de la Junta en clubes de alterne, como se desprende de un atestado de la Guardia Civil sobre los directivos de la extinta Fundación Andaluza Para la Formación y el Empleo. Según la investigación, los directivos de la entidad, vinculados al PSOE, gastaron 32.000 euros con varias tarjetas de empresa en prostíbulos de Sevilla, Cádiz y Córdoba, así como otros 40.000 euros en hoteles, restaurantes y viajes. El asunto estaba siendo investigado en una comisión de investigación en el Parlamento, anulada con la disolución de la cámara, aunque Díaz no se ha pronunciado acerca de si defenderá que se retome con la nueva legislatura

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos