Maradona: «Jugando así, Sampaoli no puede volver a Argentina»

Messi, abatido tras empatar ante Islandia./Reuters
Messi, abatido tras empatar ante Islandia. / Reuters

Maradona, 'Dios', encabeza las críticas al técnico de la albiceleste que vive en estado de crisis tras el empate sufrido ante islandia

JUANMA MALLO

Los argentinos han abierto la espita de sus más descarnadas críticas contra su amada albiceleste. El empate frente a Islandia (1-1), una selección «de vikingos», como coinciden muchos iracundos aficionados en las redes sociales, ha provocado que los seguidores de un equipo construido en torno a Leo Messi, que erró un penalti, muestren su lado más cruel. Pasionales como son, los simpatizantes tiran con bala hacia el planteamiento de Jorge Sampaoli, el enemigo público número 1, y no encuentran consuelo después de estrenar el Mundial con un insípido punto. Ni Diego Armando Maradona se calla. «Creo que jugando así, Sampaoli no puede volver a Argentina, es una vergüenza. No tener una jugada preparada sabiendo que Islandia medía un metro noventa, sacó los córners a cabecear... Me parece que hay un enojo general dentro del equipo (...) Viéndolo a Messi dentro de la cancha la verdad que estaba bastante caliente. Caliente como lo estaría yo», se despechó a gusto el 'Dios' argentino, en su programa de la televisión venezolana.

Es la línea de lo que dicen los enojados hinchas en las redes sociales. «Te odio Sampaoli, sacas lo peor de mí, haces que se me caiga el pelo, me haces subir la presión, estoy yendo a la clínica de la angustia que me haces agarrar», expone un aficionado en Twitter. Otro le secunda: «Resultado todo de Sampaoli. Se equivocó en lo que pensó. En lo que planificó. En el equipo que puso en cancha. En el arquero. En los cambios. No tuvo una idea clara nunca. Dejo todo a resolución de los jugadores pero sin las herramientas necesarias. Le faltó lectura de partido».

La condena al banquillo, en este sentido, resulta unánime tras lo visto en el Spartak Stadium de Moscú. Le reprochan un centro del campo compuesto por Biglia y Mascherano, dos destructores, sin poder creativo. De hecho, el exfutbolista culé mostró un historial impoluto con todos los pases acertados, pero casi ninguno hacia adelante. La gente deseaba a Lo Celso, más creativo y combinativo, e incluso Dybala. Es decir, futbolistas que se asociaran con Messi. No les gustó tampoco la colocación de Caballero en la portería. El portero del Chelsea erró en la diana escandinava. La afición prefería a Franco Armani, meta de River Plate. Ellos, de hecho, fueron los principales blancos de los golpes, junto a Salvio, lateral derecho. Y tardó en sacar a Higuaín.

Indulgentes con Messi

El '10', en cambio, cuenta con cierta indulgencia por la pena máxima detenida por el héroe Halldorsson. «Del penal yo erré cinco seguidos y sin embargo seguí siendo Diego Armando Maradona. El juego de Argentina y los dos puntos que perdió no creo que pase por el penal errado por Messi», analizó el autor de la 'Mano de Dios'. Roberto Ayala, excentral del Valencia, también le sacó la cara: «Messi es el distinto, y tiene que ser el que decida la jugada, pero no puede caer todo el peso sobre él».

Pero estas palabras no le sirven al culé. Ni mucho menos. «Lo del penal fue doloroso. Me siento responsable», comentó el futbolista del Barcelona, que abandonó el campo triste, abatido. «Estaba mal por haber errado el penal. Nos vamos con bronca, obviamente, y dolido por el hecho de haber errado el penal, porque me siento responsable de no haber podido llevarnos los tres puntos porque hubiese cambiado todo, no tengo duda», expresó Messi, que viró hacia el siguiente partido. «Esto nos tiene que hacer más fuertes y vamos a salir a ganar a Croacia», manifestó un hombre que falló el cuarto penalti de los 21 que ha tirado con la albiceleste.

Y, en este caso, la prensa resultó menos beligerante que de costumbre, también porque quizá recuerdan que Argentina se clasificó con mucho sufrimiento para Rusia, gracias a un 'hat-trick' de Messi en Ecuador. El titular más llamativo, de todos modos, fue el de diario 'Olé': 'Crisislandia', en un juego de palabras entre el estado de ánimo de todo un país y el rival que ha provocado este incendio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos