Ribafrecha se rebela contra la pérdida demás de 3 horas diarias de atención médica

El único doctor de la localidad tendrá que repartir su jornada laboral a partir del lunes entre el consultorio tronchero y el de Villamediana

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

Los vecinos de Ribafrecha se rebelan contra la pérdida, a partir del próximo lunes, día 11, de tres horas y media diarias de atención médica en el consultorio de esta localidad.

Según explican residentes en el municipio, la Consejería de Salud les reunió hace unos días para informarles de que su único médico pasaba a desarrollar la mitad de su jornada laboral en Villamediana, para reforzar la asistencia en el consultorio villametrense. Salud sostiene que la medida tiene «carácter provisional». «Esta modificación se prolongará únicamente hasta el mes de mayo, momento en el que finalizarán su formación los nuevos médicos residentes», aseguran en el departamento que dirige María Martín.

Los vecinos no las tienen todas consigo. «En el encuentro que mantuvimos con la responsable de Atención Primaria nos dijo que sería algo transitorio; pero cuando pedimos que nos lo confirmase, no lo hizo», exponen estos ciudadanos. Así, han convocado hoy una reunión a las 19 horas en el salón de actos del Ayuntamiento tronchero para acordar fórmulas con las que «luchar para que se mantenga el horario de atención actual», entre las 8 y las 15 horas. «No queremos que nos quiten ni una sola hora», defiende una portavoz de estos residentes.

A partir del lunes, Salud ha fijado un horario de atención en Ribafrecha de 11 a 14.30 los lunes y viernes y de 8 a 11.30 horas los martes, miércoles y jueves. «Esto va a afectar a la calidad de la atención en un municipio en el que casi el 50% de la población tiene más de 55 años y, por tanto, presenta más complejidades médicas por su edad», exponen los vecinos.

En cambio, Salud esgrime que «la asistencia está totalmente garantizada con la misma calidad y prestaciones que se han venido desarrollando hasta ahora». Dado que su médico tendrá que repartirse entre Ribafrecha y Villamediana, los troncheros critican que «se desvista un santo para vestir otro».