La ermita de la Virgen de la Cuesta de Ribafrecha abre tras su rehabilitación

La ermita ha recuperado todo su brillo. /GOB. RIOJA
La ermita ha recuperado todo su brillo. / GOB. RIOJA

El templo del siglo XVIII está situado en la plaza Florentino Hurtado, en pleno casco urbano de la localidad tronchera

LA RIOJALogroño

El presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha visitado hoy la ermita de la Virgen de Cuesta de Ribafrecha, abierta de nuevo al culto una vez finalizadas las obras de rehabilitación que se han llevado a cabo con el apoyo del Ejecutivo regional.

Las intervenciones realizadas en este templo del siglo XVIII se han ejecutado en dos fases financiadas mediante la orden de subvenciones a entidades locales para actuaciones de restauración de elementos singulares.

El Ejecutivo regional ha detallado que ha aportado un total de 32.752 euros, lo que supone el 76,4 por ciento del total de la inversión realizada.

En la primera fase se incluyó el retejado de la cubierta, la eliminación de humedades y el arreglo de las grietas de los muros, mientras que las intervenciones de la segunda fase se han centrado en los muros de la ermita, que se han reparado y pintado.

También se ha acondicionado el acceso, en el que se ha colocado una reja, y se han arreglado las grietas en el muro y bóveda interior.

Situada en la plaza Florentino Hurtado, en pleno casco urbano de Ribafrecha, y datada en el siglo XVIII, la ermita es una construcción de sillería, mampostería y ladrillo, de una corta nave de dos tramos, crucero y cabecera rectangular, con arcos de medio punto sobre pilastras toscanas.

La ermita de la Virgen de la Cuesta, declarada Monumento Histórico-Artístico en 1985, cuenta con un retablo con tablas pintadas en estilo hispano-flamenco del siglo XVI y repintadas en el siglo XVIII. En su presbiterio hay un retablo de zócalo, cuerpo y ático redondo, en tres calles, con balaustres y hojarasca, barroco de la primera mitad del siglo XVIII.