La Rioja

Trump no descarta levantar las sanciones a Moscú si existe una buena relación

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump. / Afp
  • El futuro asesor de seguridad nacional mantuvo con el embajador ruso en EE UU una serie de conversaciones telefónicas el día previo a que Washington impusiera una nueva tanda de sanciones contra Rusia

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado que mantendrá intactas las sanciones contra Rusia, "al menos por un tiempo", aunque no ha descartado levantarlas si existe una buena relación entre Washington y Moscú.

En una entrevista concedida al diario estadounidense 'Wall Street Journal' y publicada este viernes, Trump ha sugerido que podría levantar sanciones si Rusia colabora en la lucha contra el terrorismo y otros objetivos importantes para Washington. "Si nos llevamos bien y Rusia realmente nos ayuda... ¿por qué mantener las sanciones a alguien si está haciendo cosas realmente buenas?".

Asimismo, el magnate inmobiliario y ex estrella de la televisión, que asumirá la Presidencia el próximo 20 de enero, ha afirmado que está preparado para reunirse con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, después de jurar el cargo. "Entiendo que les gustaría reunirse conmigo y yo estoy absolutamente de acuerdo con eso", ha afirmado.

Conversaciones con el embajador ruso en EE UU

Precisamente el portavoz de Trump, Sean Spicer, ha explicado este viernes que el general Michael Flynn, quien será asesor de seguridad nacional, mantuvo con el embajador ruso en Estados Unidos, Sergei Kisliak, una serie de conversaciones telefónicas el día previo a que Washington impusiera, a finales de diciembre, una nueva tanda de sanciones contra Rusia.

Spicer ha explicado las llamadas mantenidas entre ambos, señalando que se trataba de contactos cuyo objetivo era fijar una fecha para que Trump y el presidente ruso, Vladimir Putin, se comunicaran por teléfono una vez que el republicano accediera a la presidencia. En declaraciones a varios medios estadounidenses, Spicer ha señalado que estas llamadas, que no violan ninguna legislación, "se centraron en temas logísticos para establecer una llamada con el presidente ruso y el presidente electo después de que fuera investido". "Sólo intercambiaron información logística", ha señalado Spicer. "Eso fue todo, simple y llanamente", ha remachado.

Sin embargo, el Washington Post ha informado de que Rusia invitó al equipo de Trump a las negociaciones de paz sobre Siria del 23 de enero en Kazajistán, saltándose a la administración saliente de Barack Obama, durante una de esas llamadas. El Departamento de Estado indicó que Estados Unidos no había sido invitado formalmente a las negociaciones en Astaná, organizadas por Moscú, Ankara y Teherán, pero que, si se diera el caso, aconsejaría a la administración Trump que acudiera.

Según el Washington Post, el embajador ruso en Washington había invitado a Estados Unidos a la reunión de Astaná en una conversación telefónica el 28 de diciembre con el futuro consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca, Michael Flynn. Pero "no se tomó ninguna decisión" en esa conversación, dijo un responsable del equipo de transición de Trump, citado por el diario.

Las conversaciones en Astaná se celebraran el lunes 23 de enero, primer día oficial de trabajo de la nueva administración Trump, que tomará el mando de la Casa Blanca en un acto el 20 de enero. Esta ronda de negociaciones fue anunciada a finales de diciembre, después de que se asegurara un alto el fuego general en Siria. Por primera vez, no se organizó con participación de Washington, que había liderado las iniciativas internacionales para poner fin a la guerra en el país en los últimos años.

A finales de diciembre, el Gobierno de Estados Unidos anunció la expulsión de 35 diplomáticos rusos, el cierre de dos complejos rusos y la ampliación de las sanciones contra individuos y entidades rusos, en respuesta a la supuesta injerencia del Kremlin en las elecciones presidenciales para favorecer la victoria de Trump.