El complejo Las Norias suma cinco lustros en plena forma

Los toboganes de Las Norias cuando se inauguraron, allá por el 2006. :: ayto. logroño/
Los toboganes de Las Norias cuando se inauguraron, allá por el 2006. :: ayto. logroño

La instalación deportiva que sacó a los logroñeses del Ebro cumple su vigesimoquinto aniversario | El recinto, cuidado por los sucesivos gobiernos locales que lo han gestionado, ha ido sumando servicios y recibe a casi 300.000 vecinos cada verano

María José Lumbreras
MARÍA JOSÉ LUMBRERASLogroño

Eran tiempos del Logroñés en Primera, del recordado Salenko, de las viejas Gaunas... pero Logroño no optó entonces por un campo de fútbol mayor, sino que apostó por unas instalaciones deportivas al estilo de las que tenían ya ciudades vecinas y que, además, permitieran sacar del Ebro a tantos y tantos vecinos sin tener que irse muy lejos. El complejo deportivo Las Norias, que cualquier día de verano, a poco que salga el sol, reúne a varios miles de logroñeses y visitantes, acaba de cumplir veinticinco años. Fue allá por San Bernabé de 1993. No en vano, la campaña siempre la inicia el 15 de junio. Y aquel día llovió como si no hubiese un mañana, recuerda Jesús Urbina, concejal de Deportes en aquel momento. Tanto llovió que los asistentes a la apertura tuvieron que correr a ponerse a cubierto. Eso sí, se llevaron de recuerdo aceitunas y un jarrito de vino, relatan las crónicas de aquella lejana jornada.

Más

Se llegó por los pelos a la fecha. Él refiere también sus paseos para ver si el césped crecía y casi, casi, para animarle a hacerlo. En aquellos primeros tiempos arreciaron las críticas por la falta de sombra del complejo porque los árboles eran como palillos. Era cuestión de tiempo.

El Ayuntamiento gestionaba ya entonces las piscinas de El Cortijo (desde 1991) y las de la Sección Femenina, en General Urrutia, pero una vez que se pusieron en marcha unas nuevas instalaciones «con absoluta dignidad», cuenta Urbina, se apostó abiertamente por ellas. Se cerró la Sección Femenina y se pusieron autobuses hasta Las Norias. La entrada, cien pesetas.

Diario LA RIOJA, en aquellas fechas hablaba de un aparcamiento de mil vehículos, un parque de 23.500 metros cuadrados en la entrada, un edificio principal y dos más y del gran atractivo de la instalación, una piscina con una lámina de casi 7.000 metros cuadrados que, en su interior, albergaba una olímpica, rodeada de 43.000 metros cuadrados de solarium, a los que había que sumar otros 32.000 de zona estancial.

Y desde aquellos primeros momentos, fuera del color que fuera el Gobierno local, no se ha dejado de invertir y ampliar el abanico de posibilidades del complejo deportivo. Pocos meses después, en enero de 1994, se estrenó la carpa sobre la piscina olímpica, aquella que se montaba en invierno y se quitaba en verano y que pudo utilizarse hasta 2007. Ya se le sacó partido. Una Nochevieja, a eso de las tres de la mañana, el susto que dio el globo porque se había rajado a cuenta de un temporal, relata Urbina. Su retirada, porque ya estaba en mal estado, suscitó el debate de su sustitución o no. Ahora, la cubierta de ese entorno es el Adarraga.

La carpa de actividades llegó en 1995 y el campo de voley funcionó entre 1999 y 2009, según los datos de que disponen en Logroño Deporte. Se jugó al rugby en Las Norias entre 2001 y 2003, mientras que las pistas de tenis de green set son del 2002. Entre los hitos del complejo deportivo se encuentran sus tremendos toboganes. Se colocaron en 2006, dos de ellos de nueve metros de altura y un tercero, de trece metros y otros 115 de longitud. Sumados, 285 metros de diversión acuática. Y, desde entonces, para verlos tranquilos hay que ir un día de los que hace malo porque, de otra forma, la cola, ágil, eso sí, está asegurada.

Los lagos de las piscinas tuvieron que remodelarse de forma integral en el 2008. Las fugas de agua, de cinco millones de litros cada quince días, obligaron a una inversión importante, de millón y medio para aquella campaña.

La pista multideportiva llegó al año siguiente, como también la primera fase de las pistas de pádel, mientras que la segunda fase ya se completó al año siguiente. Hace un par de años hubo que acometer una inversión para mantenerlas en buenas condiciones.

«El día de la inauguración llovió como si no hubiera un mañana», recuerda el entonces edil Jesús Urbina

La llegada de la Copa Davis a Logroño dejó un 'regalo' en el complejo deportivo. Para acceder al importante torneo, hacía falta una pista de tierra batida que no había en la ciudad y que se acondicionó aquí, junto a las otras. El parque acuático infantil llegó al año siguiente, con los elementos de chorros para hacer las delicias de los más pequeños. Después, que si nuevas actividades, que si biblioteca para los usuarios, que si servicio de Policía...

Por cierto, este verano, que abre al público de 8 a 22 horas y sus piscinas, de 11 a 21 horas, los usuarios podrán disfrutar de una programación de actividades que mantiene las más exitosas de otras temporadas como aquaeróbic, aeróbic o zumba, y entre las novedades, destacan los hipopresivos, pilates o aquabailes.