Objetivo: limpiar el Ebro

Un grupo de jóvenes se reúne los domingos para recoger la basura que hay en varios tramos del Ebro en Logroño

Jóvenes limpiando suciedad junto a la pasarela del Ebro, en donde las riadas acumulan ingentes cantidades de maderas, plásticos y otros objetos. /Antonio Díaz Uriel
Jóvenes limpiando suciedad junto a la pasarela del Ebro, en donde las riadas acumulan ingentes cantidades de maderas, plásticos y otros objetos. / Antonio Díaz Uriel
Tania Nastase
TANIA NASTASE

Para muchos, los domingos son días de descanso; otros, los aprovechan para realizar las labores que no han podido abarcar durante la semana, mientras que algunos no dudan en emplearlos para hacer alguna pequeña escapada y desconectar del día a día.

Pero además hay personas que dedican esta jornada festiva a realizar otro tipo de tareas, con el fin de aportar pequeños granitos de arena al bienestar de la sociedad.

Este es el caso de un grupo de jóvenes que, desde principios del pasado mes de marzo, se reúne a través de Whatsapp cada domingo para recoger la basura que hay en diferentes tramos del río Ebro. Se trata de un grupo variable de personas de todas las edades y países, a los que les une un interés: el cuidado del medio ambiente y de la cuidad que habitan.

En cada salida se ha ido uniendo más gente, pasando de las tres personas del principio a las diecisiete que se juntaron el pasado domingo 31 de marzo, cuando recogieron en una hora y media casi cuarenta bolsas de basura, divididas en plástico, papel y vidrio.

Diferentes momentos de la redogida. / Antonio Díaz Uriel

Según cuenta Jake Crocker, profesor de inglés en una academia logroñesa y oriundo de Inglaterra, la idea surgió gracias a un estudiante francés de Erasmus+, Raoul, que se encuentra actualmente estudiando en la UR. Este reflejó en el grupo de Whatsapp de estudiantes Erasmus su intención de formar un grupo para ir a recoger la basura del Ebro, una iniciativa que luego ha ido tomando forma gracias al boca a boca, al movimiento 'Fridays for Future' celebrado el pasado 15 de marzo, y a la cuenta de Instagram @cleanwalklogrono, creada por el mismo Crocker, quien ya se ha puesto en contacto con el Consistorio logroñés para que les proporcionen bolsas y guantes para las recogidas.

Los jóvenes dispiniéndose a limpiar las orillas del Ebro.
Los jóvenes dispiniéndose a limpiar las orillas del Ebro. / Antonio Díaz Uriel

Para este profesor, Logroño es una de las ciudades más limpias en las que ha estado: «Nunca he visto una ciudad así, siempre están limpiando. En Inglaterra hay paquetes de patatas fritas en las calles, aquí nunca. Al contrario que Inglaterra es mucho más limpia», afirma. Como explica, su intención es llegar a las treinta o cuarenta personas para que, en un mes o dos, todo esté limpio.

Aritz Izaguirre y Claudia Gumiel son dos de los estudiantes logroñeses que participaron el pasado domingo 31 de marzo en la limpieza de parte del río Ebro. Ambos, junto a una tercera persona, fueron impulsores del movimiento 'Fridays for Future' en Logroño, concentración contra el cambio climático a la que, según cuentan, asistieron unas 300 personas. Ahí es donde se enteraron de las quedadas y, desde entonces, no han faltado a ninguna. «Aunque seamos unos pocos hacemos algo bueno, y que se sume más gente», dice Izaguirre.

Otra de las estudiantes que se enteró gracias a la manifestación contra el cambio climático es Paula Alonso. «Por algún lado hay que empezar, el Ebro es donde la gente viene a hacer botellón y suele estar siempre sucio, y cuando sube el agua se lleva la basura. El domingo 24 de marzo, durante hora y media, entre ocho personas recogimos 48 bolsas. Cada domingo que pasa se entera más gente y viene», detalla.

Ángela Pérez cuenta que se han llegado a encontrar objetos como un columpio, plásticos enormes, una silla de playa, bombillas, medicamentos, un extintor, etc. Otro pequeño logro en favor del medio ambiente fue conseguir que la Asociación contra el Cáncer de La Rioja no lanzara globos en la carrera de la mujer de este año.

Por último, la alemana y estudiante de Erasmus Caja Hoffmann, advierte de la importancia de cuidar la naturaleza y cree que «el problema es que producimos muchísimo».

Temas

Ebro