EL LOGROÑO DE OLEGARIO

Olegario Gurrea, memoria viva de la ciudad antigua, nos transportará durante las próximas semanas en un viaje en el tiempo por los lugares más destacados de la capital riojana

EL LOGROÑO DE OLEGARIO
Enrique Del Río
DANIEL LAS HERAS Logroño

Olegario tiene un archivo. Un enorme archivo. Un archivo casi único: «Tendré unas 5.000 fotos», asegura. Una memoria de seis décadas, las primeras del siglo XX, que son todo un viaje en el tiempo.

Es el Logroño de Olegario Gurrea: un Logroño con un quiosco en El Espolón, con el Ebro Chiquito todavía corriendo, con repartidores de prensa y coches con el número «1». Una ciudad que vamos a visitar durante las próximas semanas a través de una recopilación de las mejores fotos de la colección.

En esta recopilación de fotos haremos durante las próximas semanas un viaje en el tiempo por las zonas más importantes de Logroño. Recorreremos el Ebro y sus alrededores, así como el Revellín, el Espolón, y distintos edificios religiosos y civiles de la ciudad. También harán sus cameos los personajes más célebres de la época, como el Marqués de la Ensenada, o el alcalde y consagrado matemático Julio Rey Pastor, nacido en la capital riojana allá por 1888.

Hay fotos maravillosas, técnica e históricamente, que revelan el talento de fotógrafos desgraciadamente anónimos. Y otras no tan buenas, «o incluso pésimas», pero que no podían faltar en la colección. «La peor foto de toda la recopilación ilustra el coche con la matrícula LO 0001. Técnicamente es pésima, pero había que meterla«.

Barriocepo, La playa del Ebro y el 'Lo-1' / O.G.

Memoria y nombre

Olegario Gurrea Corres nació en 1936, escasos meses anteriores a la Guerra Civil Española, y sorprende la memoria con la que ilustra sus vivencias. Comparte nombre con su padre, pues curiosamente ambos nacieron el 6 de marzo, santoral que les da nombre: «Mi nieta estuvo a punto. Suerte que nació 2 días antes», comenta jovial.

Todos los miércoles, una entrega de la colección de Olegario en la web de Diario LA RIOJA

Es ahora cuando entrega esta recopilación, y todas las fotos que ha ido guardando durante años, cedidas por amigos, familia, así como otros fotógrafos que compartían su afición. Pero, ciertamente, hay un largo camino, una gran travesía detrás, que explica y hace posible todo esto.

Nuestro punto de partida es su primera exposición en colaboración con la Agrupación Riojana de Fotógrafos bajo el nombre 'El ayer de Logroño en 300 imágenes' expuesta en 1982. «Recuerdo que Miguel Ángel Marín, primer alcalde de la democracia de Logroño, fue quien la inauguró», evoca con nostalgia el autor. A raíz de ésta, muchos se interesaron por su obra y empezaron a cederle distintas imágenes de Logroño.

No es posible citar a todos los fotógrafos implicados en esta recopilación, pues sería inabarcable. Aunque Olegario se ha encargado de mencionarlos a todos al final de su obra: «Aunque sí me veo obligado a nombrar a Teo Martínez. Sin él todo el período entre los 40 y los 60 no hubiese sido recogido», agradece el autor de esta recopilación. También hay que mencionar la colección privada de un médico, Víctor Lorza, con cientos de imágenes de 1902 a 1920. «Todo un tesoro».

El Espolón y su llorado quiosco. Corría 1902
El Espolón y su llorado quiosco. Corría 1902 / O.G.

Aunque si hacemos una mayor retrospectiva, quizás, deberíamos agradecérselo a su mujer: «Una vez casados, me regaló mi primera máquina fotográfica, una Minister III, por la que acabe asociándome a la Agrupación Riojana de Fotógrafos». Olegario tiene el número 47 de la Agrupación a la que sigue perteneciendo a día de hoy.

De hecho, para esta asociación impartió clases teóricas sobre procedimientos fotográficos, en cuanto a luz e imagen: «Por ahí pasaron algunos fotógrafos que hoy en día son de relevancia internacional, y a los que yo no llego ni a la suela del zapato, como Miguel Ángel Robledo, Roberto Zaldibar o Miguel Ángel Veiga», relata de forma humilde.

Asimismo, aunque a Olegario no le guste hacer alarde de sus capacidades fotográficas, lo cierto es que su labor ha sido reconocida con galardones como un primer puesto por el colegio Milenario de Lengua Castellana, así como ha reunidos más de 6 premios del Colegio de Arquitectos. De hecho, le cuesta reconocer este trabajo, 'Logroño Antiguo', como suyo: «Yo solo me he encargado de la edición de las fotos con Photoshop -a la de edad de 83 años- y del montaje de los videos. El mérito es de todos los fotógrafos implicados, que son realmente los autores».

Comienza el viaje: todos los miércoles habrá una nueva entrega con las imágenes de Olegario en este precioso paseo por el Logroño antiguo.