El año que vendimiamos peligrosamente

Julián Palacios analiza una añada difícil desde el inicio y con vinos muy desiguales

JULIÁN PALACIOS ENONATURALOGROÑO.
Botrytis surgida al final del ciclo en diferentes racimos. ::                         ENONATURA/
Botrytis surgida al final del ciclo en diferentes racimos. :: ENONATURA

Mel Gibson y Sigourney Weaver fueron los protagonistas de la película 'El año que vivimos peligrosamente', dirigida por Peter Weir en 1982. La película comienza en 1965 cuando Guy Hamilton (Mel Gibson), periodista australiano, llega a Yakarta (Indonesia) para cubrir la explosiva situación que vive el país durante el derrocamiento del presidente Sukarno. A él, todavía un inexperto reportero, se le presenta la oportunidad de su vida puesto que se trata de su primer destino como corresponsal en el extranjero.

Si a Peter Weir le hubieran propuesto rodar una película sobre la vendimia en La Rioja en este año 2013 bien pudiera haberla titulado 'El año que vendimiamos peligrosamente'. En un supuesto argumento la situación explosiva no tendría nada que ver con el cambio de presidente en el Consejo Regulador de la DOC Rioja, pero sí con la presencia en los viñedos riojanos de una invitada no deseada: la botrytis.

A su vez los protagonistas no serían novatos e inexpertos. Para lidiar con ella se necesitan, tanto en viñedo como en bodega, grandes profesionales que consigan producir uvas y vinos de alta calidad en una añada tan compleja. En los casos en que esto se logre, seguro que el resultado será de Óscar.

Lo que mal empieza en pocas ocasiones termina bien (el refrán popular todavía es más drástico) y algo así es lo que ha sucedido en el viñedo este año. Una atípica primavera muy fría y muy lluviosa fue la responsable del retraso en el desarrollo de las plantas, retraso que se ha mantenido hasta la fecha de vendimia. A su vez ha existido una gran heterogeneidad dentro de los viñedos, entre las cepas e incluso dentro de los mismos racimos. Y a todo esto hay que sumar que la sanidad se ha visto comprometida por la presión de enfermedades como el oídio y el mildiu (con ataques muy tardíos fuera de las fechas habituales) unidos a la aparición de Botrytis en los momentos cercanos a la recogida de la uva.

Botrytis en vendimia

Aunque apenas ha llovido esta vendimia, esto no implica que el tiempo haya sido bueno para las uvas. Han sido escasos los días con viento norte, noches frías y días templados (los más beneficiosos para la maduración y sanidad); por el contrario ha habido muchos días con viento sur, noches apacibles y días calurosos que, junto con el rocío de la mañana, han favorecido el desarrollo de la botrytis, nuestra invitada no deseada.

Raro es el viñedo riojano en el que no se haya observado, en mayor o menor grado, la presencia de este hongo. La botrytis provoca la podredumbre de las uvas con consecuencias en la producción, pero sobre todo en la calidad de los frutos. El modo en el que se ha manifestado así como su rapidez de propagación nos ha sorprendido a viticultores y técnicos. Lo cierto es que el inóculo del hongo estaba presente en las uvas desde primavera, a la espera de que se dieran las condiciones adecuadas para aparecer.

En muchas viñas el desarrollo de la enfermedad ha sido quien ha marcado la fecha de vendimia, a veces a pesar de una madurez incompleta de las uvas.

En otros viñedos la botrytis se ha presentado con las uvas ya maduras, por lo que solamente ha habido que acelerar un poco la recogida de la uva para vendimiar todo en perfectas condiciones. Como se ve no todos los viñedos se han visto igualmente afectados. De modo general lo peor se ha dado donde más precipitaciones ha habido, en las zonas con vaguadas y en las viñas con uvas poco aireadas bien por una excesiva vegetación bien por un manejo inadecuado. El control productivo de los viñedos, la correcta realización de labores de poda en verde y una rigurosa selección de la uva en momento de vendimia han permitido obtener uvas de alta calidad a pesar de los inconvenientes relatados.

Aunque todavía quedan algunas viñas por recoger, el Consejo Regulador de la DOC Rioja ya ha dado por finalizada oficialmente la vendimia. Una vez terminada podemos decir que ha sido un año complicado y difícil..., en el que viticultores y técnicos hemos trabajado muy duro con el único objetivo de producir grandes uvas para elaborar grandes vinos. En muchos casos habremos tenido éxito, en otros no. Así es nuestro trabajo, siempre hay una dosis de incertidumbre, siempre intentando hacerlo un poco mejor, siempre con el riesgo en la toma de decisiones., y siempre viviendo el viñedo, aunque a veces lo vivamos peligrosamente.

Fotos

Vídeos