Martín Olmos, Premio Café Bretón

La última obra ganadora del Premio Bodegas Olarra & Café Bretón recopila las mejores columnas de 'Escrito en negro', la sección del autor vasco Es columnista y dibujante de El Correo

ESTÍBALIZ ESPINOSALOGROÑO.
1. Dibujos de Martín Olmos para sus columnas. El escritor Norman Mailer.
2. Higinio Sobera, asesino necrófilo.
3. Bruce Reynolds, 'cerebro' del famoso asalto al tren de Glasgow. 
4. Ilustración para el relato 'El fusil y la sotana'. ::
                         EL CORREO/
1. Dibujos de Martín Olmos para sus columnas. El escritor Norman Mailer. 2. Higinio Sobera, asesino necrófilo. 3. Bruce Reynolds, 'cerebro' del famoso asalto al tren de Glasgow. 4. Ilustración para el relato 'El fusil y la sotana'. :: EL CORREO

Desde hace cuatro años, Martín Olmos Medina (Bilbao, 1966) se cita semanalmente con los lectores de El Correo en su columna 'Escrito en negro'. Allí habla de asesinatos ocurridos en cualquier lugar y perpetrados por gentes de toda condición, y con el 'agravante' de estar relatados en forma literaria y con ciertas dosis de humor.

Una recopilación de sus mejores relatos le han valido al autor vasco el Premio Literario Bodegas Olarra & Café Bretón, que en esta vigésima edición ha superado cualquier pronóstico. Nada menos que 159 originales han concurrido al certamen, frente a los 60 de media recibidos en años anteriores.

'Escrito en negro' ha hecho merecedor a Martín Olmos de los 6.000 euros con los que está dotado el premio, y en unos meses verá la luz en formato libro. Para su autor era la primera vez que se presentaba a este certamen, cuyo jurado (formado por Estela Quintana, Javier Alonso Benito, Esther Pascual, Piedad Valverde y Elvira Valgañón) le otorgó el galardón por cuatro votos a uno.

Basados en hechos reales

Olmos colabora con El Correo como columnista y como dibujante. De hecho, muchas de sus ilustraciones acompañan sus propios 'escritos en negro'. Una serie negra que suma casi 200 entregas (exactamente 198) y con la que empezó hace cuatro años animado por el redactor jefe de Cultura del diario, «quien vio que yo tenía cierta mano para las crónicas de sucesos», dice.

Para este clásico certamen literario riojano, el autor seleccionó las que considera sus mejores columnas. «He incluido las últimas porque pienso que me han quedado mejor, lógicamente las primeras estaban un poco más verdes», reconoce.

¿De dónde le viene la inclinación por este género? «Espero que de nada malo -se apresura a contestar-. La crónica de sucesos tiene su gracia, además trato asuntos que no suelen ser muy actuales para no molestar. Todo empezó con la novela negra, el periodista de sucesos clásico... por ese tipo de cosas».

Sus relatos se basan siempre en sucesos reales. «En cosas de la mafia, los relacionados con guerras, sobre los delincuentes más cañís de por aquí como El Lute...», historias que exigen un considerable trabajo previo de documentación.

Martín Olmos asegura no sentir predilección por ninguno de los personajes que han protagonizado sus relatos. En todo caso, «por los temas relacionados con escritores que se meten en líos, como Norman Mailer, que apuñaló con un cortaplumas a su segunda mujer. O alguna cosa relacionada con el oeste, porque tiene el marchamo literario».

Con un oficio a caballo entre el periodismo y la literatura, el ganador del Premio Bodegas Olarra & Café Bretón considera «que donde mejor se está escribiendo últimamente es en los periódicos». En este medio, su columna parece gozar de muy buena salud gracias a la respuesta de los lectores.

¿Por qué el suceso es de lo que más se lee en prensa? En su opinión, «porque llevamos matándonos desde hace mucho. Algunas cosas de las que escribo pueden parecer muy extrañas, y resulta que hace cuatro días ya visteis lo que pasó aquí en Bilbao con el maestro saholín que se vestía de monje y hacías cosas siniestras con prostitutas. La gente está un poco...».