Portillo adelanta a Sanz las líneas maestras de su mandato en Calahorra

En la entrevista entre el alcalde calagurritano y el presidente regional se habló sobre el acceso al polígono y la futura estación de autobuses

M. FÉLEZLOGROÑO.

A poco más de tres días desde su nombramiento como alcalde de Calahorra, Luis Martínez Portillo acudía ayer al Palacete regional en Logroño para reunirse con el presidente de La Rioja y hablar de las líneas maestras de su mandato en la ciudad tras la renuncia de Javier Pagola como alcalde.

Después de que Pedro Sanz definiese el encuentro como «muy positivo», valoraba «la apuesta, pasión y conocimiento del nuevo alcalde por Calahorra, para que la ciudad sea protagonista en este siglo XXI». Asimismo, reiteraba que el Gobierno riojano «mantiene con Calahorra el compromiso que siempre hemos tenido con la ciudad, la segunda más importante de La Rioja y capital de la Rioja Baja, porque es una ciudad que presta servicios y tiene gran tradición cultural, histórica, empresarial y turística».

En el turno de intervenciones del recién estrenado alcalde, éste hacía una minuciosa relación de los temas tratados entre los que se encontraban: la realización de un acceso para el polígono del Recuenco, la creación de una nueva estación de autobuses para la ciudad o retomar el proyecto de viviendas del IRVI en la casa de las Medranas para alquileres sociales, un proyecto que lleva años paralizado.

Sobre el acceso al polígono explicaba Sanz que «más que dejarnos un polígono industrial nos dejaron un problema muy gordo» haciendo referencia al anterior gobierno nacional. Y Portillo adelantaba que «el presupuesto de la rotonda de acceso era de 9 millones de euros y hemos llegado a un acuerdo para irlo realizando de forma parcial, por lo que creo que en año y medio, siendo generoso, se podrá acceder al menos al 50% del polígono, que de momento es suficiente».

Nueva estación de autobuses

También se habló sobre la hipotética nueva estación de autobuses para la ciudad. «Hemos estado unos años esperando a que se decidiese dónde se iba a construir la nueva estación de trenes, pero visto las dificultades que hay para determinarlo hemos decidido buscar otras alternativas más próximas en el tiempo», comentó Portillo asegurando que él sabe la ubicación que quiere para la estación, pero que de momento no la hará pública.

Tampoco se dejaron de lado otros temas que se van a «enviar a las correspondientes consejerías», como la Declaración de Bien de Interés Cultural de las cloacas, la creación del campo de hierba artificial en las inmediaciones de las pistas de atletismo o el apoyo «incondicional» de eventos turísticos como las Jornadas de la Verdura o la Semana Santa Calagurritana, para la que pidió colaboración para «que sea declarada Bien Turístico Nacional».

Una primera reunión que Portillo definía como una muestra de la «relación estrecha y acorde con las necesidades que siempre han tenido los calahorranos».