Luis Miguel Villalpando volverá a apoderar a Diego Urdiales

El arnedano regresará a las manos de la persona que confió en él cuando apenas toreaba y con el que logró sus primeros triunfos en Madrid

PABLO GARCÍA-MANCHALOGROÑO.

Diego Urdiales ha tomado la decisión de que Luis Miguel Villalpando vuelva a ser su apoderado tras dos años en las manos de Santiago López. El torero riojano dio el último paso ayer mismo tras una conversación con el propio Villalpando: «Creo que es lo mejor para mi carrera; siempre me he sentido muy a gusto y compenetrado a su lado y tras pensarlo varias semanas creo que la mejor opción es él; lo conozco, somos amigos desde hace muchos años, hemos vivido muchas historias juntos y sé que me va a defender mejor que nadie. A partir de ahí, que sea lo que sea».

Luis Miguel Villalpando fue apoderado del torero riojano desde 2008 hasta hace dos temporadas, momento en el que el diestro de Arnedo decidió cambiar el rumbo de su carrera. Sin embargo, aquella ruptura profesional nunca pasó a la esfera humana y ambos continuaron siendo amigos, incluso en tardes importantes del riojano en Madrid o Bilbao, Villalpando se dejó ver por la plaza para apoyar moralmente a un torero con el que mantiene una identificación total en cuanto las formas de sentir la profesión. Conviene recordar las manifestaciones de Villalpando cuando Urdiales decidió abrir una nueva etapa en su carrera: «A nosotros nos une algo infinitamente más importante que una relación profesional; por eso, y porque le quiero mucho, entiendo que busque otras perspectivas para su futuro. Diego ha dado el paso que tenía que dar».

Sin embargo, ahora todo ha cambiado y comienza un nuevo capítulo: «Estoy encantado de ponerme de nuevo a su lado y volveré a luchar por él como siempre lo he hecho; estoy convencido de que un triunfo suyo en Las Ventas puede ser diferente al de todos los demás y lucharemos por estar presentes en las ferias del incio de la temporada».

El torero riojano se muestra muy ilusionado con esta nueva etapa: «Sé que las cosas no están nada fáciles pero la verdad es que eso no es ninguna novedad en mi carrera. Mi idea no es un determinado número de corridas, quiero ser feliz en la profesión y torear en las plazas en las que se me trate como creo que se merece un torero. A partir de ahí todo se andará. Estoy trabajando muy intensamente para seguir preparándome a fondo y llegar a las primeras corridas del año con las mejores sensaciones posibles. A partir de ahí seré yo quien me saque las castañas del fuego con mi toreo y con el apoyo de Luis Miguel.