Manzanas con sentimiento

Finca Señorío de Rioja estrena el sello 'Raulito' y debuta en el cultivo de tomate

SANDA SÁINZ
Raúl Sanz y Laura Sáez Benito, en el stand de la feria Fruit Attraction de Madrid, en octubre. ::
                         L.R./
Raúl Sanz y Laura Sáez Benito, en el stand de la feria Fruit Attraction de Madrid, en octubre. :: L.R.

La presente temporada supone una de las mejores de Finca Señorío de Rioja, dedicada al cultivo de frutas destinadas al mercado gourmet. Espera superar la cifra de 1,2 millones de kilos, principalmente de manzanas (que cuadruplica las cosechas de otras campañas) gracias a las lluvias del último año y al momento del ciclo productivo de los árboles.

El Corte Inglés y comercios selectos de todo el país venden a nivel nacional sus frutos y aumentan las exportaciones a Rusia, Reino Unido, Holanda, Dinamarca, Noruega, Francia e Italia, entre otros lugares. Tienen clientes como CoopTradin, una firma danesa con más de 4.300 establecimientos en los países escandinavos.

Pero no todo ha sido positivo en esta empresa igeana. La muerte del hijo de su propietario, llamado como él, Raúl Sanz, este verano ha supuesto un duro golpe, difícil de superar. El joven, de 13 años, falleció en un accidente en un camino agrícola, junto a la finca.

Para mantener vivo su recuerdo, su familia ha creado un sello con el nombre de Raulito y una imagen suya. Servirá de distintivo de las frutas de selección ecológica (manzanas Fuji y Golden) cuya distribución ha comenzado ahora. Supone una de las novedades de este año. Otra, que ha dado unos resultados magníficos es el cultivo de tomate TAMI (Tomate de Alta Montaña de Igea).

Cuadruplicar la producción

Esta ha sido una campaña de prueba, en media hectárea, en la que se han obtenido 40.000 kilos y todavía falta alguna recolección. El objetivo para el 2014 consiste en cuadruplicar la producción. «La gente que ha probado estos tomates dice que nunca ha comido algo igual, incluso el ministro Arias Cañete lo comentó en la feria Fruit Attraction», asegura Raúl Sanz y añade: «Debemos aprovechar la calidad de estas tierras y aumentar las hectáreas de regadío, esto servirá como revulsivo económico de la comarca».

El empresario lo tiene claro: «Aquí se sabe cultivar, el problema es que los pequeños productores no disponen de las infraestructuras para acceder a los mercados. Nosotros sí. Queremos implicar a los agricultores en este cultivo de tomate, pero siguiendo nuestras directrices».