Las pruebas sísmicas dejan vislumbrar la viabilidad comercial del yacimiento de gas de Sotés

De confirmarse los primeros indicios, Unión Fenosa Gas podría invertir hasta 250 millones en el proyecto Viura

PILAR HIDALGO VALLEIREGUA@LARIOJA.COMSOTÉS.
Un hombre observa la torre para perforar el sondeo 'Viura 3' en 	Hornos. ::
                         JUSTO RODRÍGUEZ/
Un hombre observa la torre para perforar el sondeo 'Viura 3' en Hornos. :: JUSTO RODRÍGUEZ

Las perspectivas parecen favorables para el yacimiento de gas natural hallado en Sotés en el 2010. Los primeros resultados del estudio sísmico tridimensional realizado el pasado invierno en un polígono de 230 kilómetros cuadrados en términos de 23 municipios de La Rioja Media para determinar la dimensión de esta reserva de combustible se inclinan por avalar su «viabilidad comercial».

Así lo ha avanzado el director del proyecto Viura, Luis Carmona. Carmona pertenece a Unión Fenosa Gas, operadora y socia mayoritaria de este proyecto que comparte con Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi y Oil & Gas Skills. Aunque cauto -insiste en que la sísmica que acabó de realizarse sobre el terreno a mediados de marzo «se está interpretando en estos momentos»-, asegura que «los resultados provisionales van confirmando buenas expectativas, todavía sin evaluar cuantitativamente».

No obstante, los primeros estudios llevados a cabo por los responsables del Viura preveían que la roca almacén situada bajo Sotés hospeda entre un mínimo de 1.000 millones de metros cúbicos de hidrocarburo y hasta 3.000 millones de metros cúbicos de combustible, lo que equivale al consumo que realiza esta región durante una década. La inversión global en el Viura se podría disparar así hasta los 250 millones de euros y supondría la apertura de hasta ocho pozos diferentes en la zona para la extracción del gas natural.

Los resultados finales de la sísmica que ofrecerá «una imagen topográfica del yacimiento mucho mejor que la que teníamos antes» se esperan para los últimos días de enero del 2014.

Mientras tanto, otros estudios y actuaciones complementarias se desarrollan sobre el terreno. En la actualidad, cerca de 60 personas trabajan en la perforación de un segundo pozo, el 'Viura 3', en término de Hornos de Moncalvillo. En estos momentos, la prospección ha alcanzado los 3.100 metros de profundidad, si bien el objetivo de los promotores es bajar hasta los 4.300. La segunda cata servirá para comprobar el espesor total de la 'bolsa' de gas y su continuidad hacia el este del 'Viura 1' (el que se abrió en término de Sotés en el 2010 y donde se detectó gas natural). «En el 'Viura 1' perforamos más de cien metros en el yacimiento, pero ahora queremos llegar más abajo y atravesarlo completamente», indica Carmona. Y en esta tarea perseverarán hasta finales de año.

Instalaciones necesarias

Antes de que arranque el 2014, el proyecto se centrará en el desarrollo de las obras para habilitar las instalaciones necesarias (gasoductos, la planta de procesamiento del gas que se situará junto a la prospección de Sotés y la línea eléctrica) para acometer una prueba combinada de producción en los dos sondeos, el 'Viura 1' y el 'Viura 3', en la primera mitad del próximo ejercicio. «Ya hemos llegado a acuerdos con todos los propietarios de terrenos afectados por los gasoductos y la línea eléctrica», apunta su responsable.

La entrada en producción y comercialización de los pozos de Sotés y Hornos servirá para verificar el comportamiento y la capacidad productora del yacimiento y optimizar su desarrollo. Con unas y otras actuaciones, esperan obtener un dibujo completo de la 'bolsa' de hidrocarburo localizada en el subsuelo riojano y su potencial. «La sísmica 3D facilita un mapa del yacimiento y las perforaciones confirman el espesor y si el gas está presente en toda su longitud, ya que al tratarse de una roca porosa puede no albergar hidrocarburo en todos los huecos», abunda Carmona.

La hoja de ruta del proyecto Viura recoge que, una vez entre en producción de forma definitiva, el yacimiento podría permanecer activo de 10 a 30 años (primero para su explotación y, una vez extinguidas las reservas, como un posible almacén de combustible), lo que daría empleo a unas 25 personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos