Cálculos que dan en cólicos

Es una de las urgencias urológicas más frecuentes y con mayor riesgo en hombres (de 30 a 40 años), personas obesas, con antecedentes o con deshidratación El cólico nefrítico o renal se produce por el paso de una 'piedra' a las vías urinarias

RUTH ZABALA - MÉDICO DE FAMILIALOGROÑO.
Beber más cantidad de líquidos es la mejor manera de prevenir las piedras en el riñón./
Beber más cantidad de líquidos es la mejor manera de prevenir las piedras en el riñón.

El cólico renal suele cursar con dolor intenso, que a menudo obliga a buscar atención médica urgente. Se debe a la formación de cálculos renales, que con frecuencia se pueden prevenir.

El cólico de riñón o nefrítico representa una de las urgencias urológicas más frecuentes. Consiste en la aparición, generalmente brusca, de un dolor intenso localizado en la región lumbar, en la cintura o en un costado, que suele irradiarse hacia delante hasta llegar a los genitales externos.

El dolor es típicamente 'cólico', es decir, aumenta y disminuye a intervalos variables, y no mejora con el reposo.

Con frecuencia se acompaña de otros síntomas y signos como son:

1.- Náuseas y vómitos.

2.- Sudoración fría, inquietud.

3.- Escozor al orinar.

4.- Orina más oscura o con sangre.

5.-Deseo constante de orinar.

El cólico renal se produce por el paso de una 'piedra' o arenilla a las vías urinarias. Estas piedras, también llamadas cálculos, se forman en el riñón a partir de las sustancias o minerales que filtra y que le llegan a través de la sangre.

Los cálculos más frecuentes son los de calcio, seguidos por los de ácido úrico, por ser los asociados a infecciones del tracto urinario y en último lugar, por los de cistina.

La mayoría de los cálculos son de pequeño tamaño y se expulsan espontáneamente con mínimas molestias. Otras veces, sobre todo los de mayor tamaño, rozan intensamente la pared de la vía urinaria y provocan el dolor cólico.

En ocasiones no es posible su expulsión y hay que recurrir a otros métodos como:

1.-Litotricia (máquina que emite ondas de choque).

2.- Extracción a través de un tubo que introducimos por la vía urinaria.

3.- Cirugía, en último lugar.

¿Quién tiene más riesgo?

1.- Los hombres, sobre todo entre los 30 y 40 años.

2.- Cuando existen antecedentes familiares o personales de cálculos renales. El tener un familiar con antecedentes de cálculos renales duplica el riesgo de padecerlos.

3- Situaciones de deshidratación: cuando no se ingiere suficiente cantidad de líquidos o hay un aumento de las temperaturas ambientales.

4.- Personas obesas, con gota o con infecciones de orina recurrentes.

5- Algunos fármacos, sobre todo algunos que hacen orinar más.

6- Malformaciones renales o urológicas.

Debe acudir a su médico si:

1.- A pesar del tratamiento analgésico correcto el dolor no cede o va en aumento.

2.- Está embarazada.

3.- Tiene un solo riñón.

4- Si aparece fiebre o deja de orinar acuda a urgencias.