Los ganadores leyeron los piropos ante la imagen de la Virgen de la Vega

C. V.HARO.
Ohian González recita de memoria su piropo ganador. ::
                         C.V./
Ohian González recita de memoria su piropo ganador. :: C.V.

El concurso de piropos que organiza la cofradía la Virgen de la Vega ha cumplido ya 41 años. Y desde entonces, los ganadores en las diferentes categorías leen sus trabajos ante la imagen de la Madre de Haro. Momento en el que se ponen más o menos nerviosos y la mayoría, sobre todo los adultos, se emocionan al recitar sus versos. También ha pasado este año.

El primero en leer su piropo fue Ohian González, que con tan sólo 6 años se impuso a los más de 200 trabajos de su categoría. Y con una rosa en la mano le recitó de memoria a la Virgen los versos para terminar con un «Adiós madrecita guapa/ ¡Que guapa estás hoy!»

Noa Suso y Daniel Hueda también leyeron sus trabajos de la categoría infantil. En la juvenil, sólo Marta Belmonte pudo recitar los versos en los Jardines de la Vega. La ganadora, Ana Souto, vive en Galicia y no pudo acudir, y la segunda, Belén San Juan, tuvo que ausentarse por motivos de salud.

Con emoción y devoción sincera recitaron sus versos en la categoría absoluta Paty Alonso, segunda clasificada con 'No sé qué me pasa, Madre' y Benito Pobes, de Miranda de Ebro, con 'Piropo a la Virgen de la Vega cuando sale en la procesión del rosario'.

El ganador de esta edición, Fernando San Juan Espinosa, se tuvo que ausentar por motivos personales, pero sí leyeron su piropo 'Consuelo de Madre' que terminaba con un «Si me acerco ahora hasta ti es porque puedo / agradecerte tanto amor con estos versos / porque siempre estás ahí.... como una madre».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos