Los forenses analizan si el cadáver del Ebro es el de la mujer desaparecida

La investigación, a falta de las pruebas científicas, apunta a que se trata del cuerpo de la mujer perdida desde el 9 de mayo y la hipótesis barajada es el suicidio

LA RIOJALOGROÑO.
El equipo de bomberos, en el momento del rescate del cuerpo. ::
                         MIGUEL HERREROS/
El equipo de bomberos, en el momento del rescate del cuerpo. :: MIGUEL HERREROS

La investigación abierta por el Cuerpo Nacional de Policía tras el rescate, el jueves por la tarde, del cuerpo de una mujer en el Ebro señala que, tal y como informaba la víspera Diario LA RIOJA, se trata de la mujer desaparecida en Logroño desde el pasado 9 de mayo. Así lo confirmaron fuentes policiales, aunque también aclararon que la identificación está todavía pendiente de los resultados de la Policía científica y de los forenses.

En este sentido, las fuentes avanzaron que, pendientes de las conclusiones de los informes, la hipótesis actual es que podría tratarse de un suicidio dados los antecedentes emocionales de la mujer. Noelia G. de 36 años, estaba desaparecida desde el pasado 9 de mayo. Dos días después, la Guardia Civil inspeccionó, sin éxito, el río Ebro en busca del cadáver. Un equipo de buceadores rastreó el cauce del río entre El Cubo y la presa, aguas abajo del Puente de Piedra, en busca del cadáver; mientras otros grupos con perros inspeccionaron las orillas y la zona del soto inundable.

Casi un mes después, un vecino que paseaba por el parque del Ebro llamó el jueves a los servicios de emergencia para avisar de que había un cuerpo flotando en el agua boca abajo a la altura de la central hidroeléctrica del pozo Cubillas.

El cadáver, rescatado pasadas las 20.30 horas por los Bomberos de Logroño, se encontraba en avanzado estado de descomposición y su descripción, pese las dificultades para la identificación por el tiempo transcurrido en el agua, se correspondía con la de la chica desaparecida, algo que deberán confirmar las pruebas científicas.